Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses - Masahiro Hosoda, 2013



-TÍTULO ORIGINAL: Doragon Bôru Zetto: Kami to Kami (Dragon Ball Z: Battle of Gods)
-DIRECTOR: Masahiro Hosoda
-GUIÓN: Yûsuke Watanabe (Cómic: Akira Toriyama)
-AÑO: 2013
-DURACIÓN: 85 min.
-PAÍS: Japón
-MÚSICA: Norihito Sumitomo
-PRODUCTORA: Toei Animation

NOTA: 4


Recuerdo que era muy muy joven cuando ya tuve en mis manos mi primer cómic de Dragon Ball por allá en el año 1993. Desde entonces he de reconocer que no he parado de consumir productos de Dragon Ball además de los cómics, como la serie, cromos, videojuegos, libros y en sí todo lo que tuviera que ver con el mundo creado por Akira Toriyama. Ya son 26 años de Dragon Ball, y desde su inicio, gracias a convertirse en uno de los productos culturales más rentables de la historia, no se ha parado nunca de ofrecer nuevos productos a los fans para satisfacer sus ansias de querer ver cosas nuevas. Lo último en llegar ha sido la esperadísima Dragon Ball Z: Battle of Gods.

Cuando se estrenó en Japón el 30 de marzo del 2013 se convirtió instantáneamente en un rotundo éxito de taquilla: más de un millón de espectadores y casi 19 millones de dólares en su segunda semana en cines. Solamente se proyectó en 328 salas, pero consiguió colocarse como la quinta película más taquillera de su semana de estreno a nivel mundial. No hay que olvidar 2 cosas: primero que Dragon Ball no proyectaba ninguna película en cines desde hacía 17 años, como fue con Dragon Ball: El camino hacia el más fuerte, hecha en 1996, y segundo que lo que realmente ha hecho entusiasmar al fan ha sido la participación de Akira Toriyama no solo en la creación del guión, sino también en la animación. Según sus palabras, nunca se había involucrado tanto en una producción de animación, y claro, la expectación que se ha creado ha ido creciendo como la espuma. Además el director de la película es Masahiro Hosoda, uno de los cuatro directores que tuvo la serie de animación, y por tanto, aparentemente, Battle of Gods debería ser un valor seguro.

La película se sitúa poco después que Bu muriese derrotado por la bola Genki de Goku en el planeta de los dioses, en esa década en blanco entre los capítulos 517 y 518 de la serie y el manga. La historia cuenta como Bills, el Dios de la destrucción, después de despertar de su letargo gracias a su fiel servidor Wiss, ve como Goku derrotó a Freezer siendo éste un Super Saiyan. Eso le hace recordar un sueño que tuvo sobre el “Super Saiyan Dios”, alguien que según el Pez oráculo puede igualarle en poder. Rápidamente Bills cree que Goku podría ser el Super Saiyan Dios y decide ir a buscarle para ver si lo es en realidad, hasta que le encuentra en el planeta de Kaio Sama del Norte, donde se estaba entrenando. Allí disputarán un combate con Goku convertido en Super Saiyan 3, pero no puede contra el Dios de la Destrucción y cae derrotado en dos golpes. Ante la decepción Bills decide ir a la Tierra a comprobar si alguno de los 4 Saiyans que quedan allí es el “Super Saiyan Dios”.


La película seguramente decepcionará todo aquel amante del Toriyama más serio y violento como el de la saga de Freezer o Célula, ya que más bien sigue la linea de los últimos especiales que ha ido sacando al mercado la franquicia como Plan para erradicar a los Saiyans (2010) o Episodio de Bardock (2011), con fuertes dosis de humor y planteamientos que rizan el rizo de una historia tan compleja y llena de incoherencias como la de Dragon Ball. Que nadie se espere con Battle of Gods una película dura en que veamos a nuestros héroes viviendo situaciones al límite, sangrando, destruyendo edificios a consecuencia de las peleas, o transformaciones que surjan a través de la rabia y el orgullo. No. Battle of Gods es una película que claramente usa un tono humorístico y que no tiene ningún tipo del maldad, incluso Bills, en el fondo, es alguien que no es malo, simplemente es el Dios de la Destrucción y al igual que hay dioses que crean planetas él los destruye. De hecho, Toriyama ya advirtió que Battle of Gods supondría un regreso a la atmósfera “familiar” original, añadiendo un poco de sabor moderno “a lo Dragon Ball Z” para que así padres e hijos puedan ir juntos al cine...¿?


¿Funciona? En absoluto. Si bien los aspectos técnicos actualizados han conseguido peleas muy espectaculares y un mayor realismo en la animación, lo que falla Battle of Gods es en algo tan simple como el “respeto”. ¿Respeto a qué? Respeto a la estética de unos personajes que han perdido realismo y detalle si comparamos con la serie, también respeto a lo que son, ya que hay escenas como lo de hacer bailar a Vegeta o de ver cantar a Piccolo en un karaoke resultan muy muy vergonzantes. O también el hecho de diseñar a un rival como Bills estéticamente tan feo; Pilaf y sus camaradas convertidos misteriosamente en niños pequeños; Krillin parece otro; Ten Shin Han parece que vaya disfrazado,... Muchos detalles que harán disgustar a los fans que desean ver una película que regrese a los tiempos de Bu, con batallas violentas y personajes llenos de orgullo, y lo que se encontrará es con una película donde predomina el humor y carece la emoción.

Tampoco me ha convencido una historia que piensa más en homenajear al mundo de Dragon Ball que ha explicar algo que interese. Películas como El ataque del Dragón (1995), que personalmente es la mejor película de la franquicia, con apenas 45 minutos cuenta una historia trabajada donde la épica tiene un papel muy fuerte. Más allá que Battle of Gods tenga un tono más humorístico, su historia se limita a la búsqueda del Super Saiyan Dios, una chorrada que Goku consigue fácilmente y que incluso no sirve para lo que debería... aquí lo dejo.

Me da la sensación que he criticado la película más como fan decepcionado que como espectador objetivo. Pero sea como sea la película es muy pobre, no tiene épica, no tiene emoción, la animación ha perdido detalle respeto a la serie, y la historia es una tontería. Tampoco me ha gustado el enfoque que se ha hacho hacia la sociedad occidental, con algunos gags de humor basados en la gastronomía japonesa que solo funcionarán fuera de Japón, como es lo del wasabi. Eso sí, con Battle of Gods Toriyama ha conseguido su particular homenaje a la serie, donde aparecen todos los personajes del manga aprovechando la celebración del 39 cumpleaños de Bulma, incluso hay un cameo para el Dr Slump y del Rey Vegeta... También tiene momentos muy divertidos como el desafío de Majin Bu a Bills por un plato de puding, que si funcionan es precisamente por saber explotar la naturaleza de determinados personajes sin hacer hipérboles. Bienvenida sea, pero no me ha gustado nada.






LO MEJOR: Un par de escenas: 1) el desafío por el plato de puding entre Bills y Majin Bu. 2) La explosión de rabia de Vegeta después de la agresión de Bills a Bulma.

LO PEOR: Todo lo demás. Se trata de un homenaje fallido donde lo peor es la deformación que sufren algunos personajes hacia el humor. Ésto es Dragon Ball Z, y aquí faltan peleas, violencia y emoción.

Comentarios

  1. La veré por que hay que verla pero vamos no me inspira mucha confianza y encima el malo da vergüenza ajena.

    ResponderEliminar
  2. Te va a decepcionar, no lleves demasiadas expectativas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario