viernes, 25 de abril de 2014

Arranca Sitges 2014


Sitges 2014 ya tiene definidas sus líneas estratégicas y avanzado el diseño de su programación, que incluirá la esperada REC4 Apocalipsis, de Jaume Balagueró, y otros títulos que sintonizan con la radicalidad artística que distingue el Festival, como La distancia, de Sergio Caballero, y la coreana Han Gong-ju, de Lee Sujin.




PRINCIPALES NOVEDADES DE LA PRESENTACIÓN:

-Fechas:

El amplio universo de los sueños protagonizará el Sitges - Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, que celebrará su 47ª edición entre el 3 y el 12 de octubre con una renovada apuesta por la producción de género hecha en Catalunya.


-Cartel:

Sitges recupera este año el universo basado en los horizontes oníricos como fuente de inspiración creativa. Ante la disolución de las fronteras entre el mundo real y el virtual, el Festival explora las múltiples opciones que el cine fantástico ofrece en este campo. El leit motiv del Festival en esta edición son los sueños y su heterogénea traducción en el campo audiovisual, que en Sitges se concretarán en una retrospectiva y en la edición de una publicación específica.

Así lo recoge y lo expresa el cartel de Sitges 2014, realizado una vez más por la agencia CHINA bajo la dirección creativa ejecutiva de Rafa Antón y la dirección creativa de Miguel Ángel Duo. El cartel, con la emblemática imagen de la iglesia de Sitges (conocida como La Punta) de fondo, muestra un niño con los ojos vendados, que sostiene un manojo de globos formados por ojos en movimiento ante la atenta mirada de un perro.



-Nueva sección:

Mientras la organización y el comité de programación avanzan en el diseño del Sitges 2014, este año se suma una nueva sección en su árbol estructural: “Blood Window”, una sección que acogerá el sello de cine fantástico iberoamericano.

Esta nueva sección estará dedicada al emergente cine fantástico producido en Latinoamérica y tendrá una naturaleza principalmente transversal; es decir, aglutinará las producciones de este continente que se seleccionen en las diferentes secciones del Festival Ventana Sur, un festival de cine de Buenos Aires. Este espacio dará cabida también a películas propias de la sección, así como posibles programas de tipo retrospectivo. Un jurado internacional concederá el premio a la mejor producción latinoamericana de género fantástico.

De este modo se puede estructurar el Festival en su 47 ª edición de la siguiente manera:
- Secció Oficial Fantàstic Sitges 47
- Secció Oficial (fora de competició)
- Secció Fantàstic Panorama
- Focus Àsia
- Blood Window
- Aníma't
- Noves Visions
- Brigadoon
- Seven Chances
- Sitges Clàsics
- Sitges Family
- Phonetastic
- Serial Sitges
- Sitges Focus



-Inauguración:

Sitges 2014 se inaugurará el 3 de octubre con la esperada REC4 Apocalipsis, dirigida por Jaume Balagueró y que vuelve a estar protagonizada por Manuela Velasco en el papel de la reportera Ángela Vidal. La película está actualmente en fase de postproducción y fue rodada en Barcelona, Terrassa, Gijón y Canarias en siete intensas y duras semanas de trabajo, que incluyeron escenas en alta mar. El film dirigido por Balagueró, -y producido por Julio Fernández para Filmax, con la participación de TVE, Canal + y la colaboración de TV3- , abrirá un Festival que espera ansiosamente la última secuencia de la saga. El trailer de REC4 Apocalipsis lo podéis ver a continuación. El estreno oficial de la película será el 31 de octubre.

REC4 Apocalipsis arranca en el momento que Ángela Vidal, la única superviviente de la terrible infección es evacuada del edificio. Cuando finalmente la situación parece bajo control, el caos vuelve a imperar y la semilla del mal adopta nuevas y terribles formas. A REC4 Apocalipsis se conoce finalmente qué pasa con su protagonista.

Si queréis más información sobre REC4 Apocalipsis, clicando AQUÍ, podéis leer un especial que escribí para AULLIDOS de mi visita al rodaje de la película



-Más títulos confirmados:

Sitges también tendrá otra esperada producción catalana en la Sección Oficial, que enlaza de lleno con su línea artística: La distancia, el segundo largometraje de Sergio Caballero (Finisterrae, 2010), producido por Advanced Music, Sónar Festival y Arcadia Motion Pictures. La distancia es la historia de un robo, que mezcla suspense y ciencia ficción y utiliza toques de humor surrealista, y que la convierte en una cinta intrigante y subversiva. El filme aborda la historia de un introvertido campesino de Crimea que se va a trabajar a las minas de carbón de Siberia donde se convierte en el propietario de una central térmica.

La sección Noves Visiones, por su parte, se inaugurará con la coreana Han Gong-ju, de Lee Sujin, triunfadora en los últimos festivales de Rotterdam y Deuville. Han Gong-ju es una película que contiene elementos transgresores de intensidad inusitada y que está considerado como uno de los mejores dramas coreanos de los últimos diez años.






martes, 22 de abril de 2014

“El entierro más espectacular del siglo”



Ésta afirmación no la hago yo, la hizo el The New York Times cuando una actriz famosa se suicidó. ¿Marilyn Monroe? Lo podría haber sido, pero no. Se trata de Ruan Lingyu, una chica de origen chino que arrasó en las taquillas de cine de su país en los años 20 y 30 con un par de docenas de películas melodramáticas. ¿Que no la conoces? No pasa nada, lo raro es conocerla, y aunque mi intención en esta actualización del blog no es centrarme en aspectos biográficos creo que es interesante dejar constancia de cuatro cosas.

Como indico su nombre es Ruan Lingyu. Pero ese es el nombre artístico, el que utilizó la actriz una vez se consolidó en la profesión, así que originariamente se llamaba Ruan Fenggeng y provenía de una familia cantonesa de Shangai. Nació en 1910, y su vida fue una desgracia a causa de los maltratos que recibía de su marido Zhang Damin, además de no serle fiel y derrochar el dinero. Es por ello que Lingyu vio la necesidad de trabajar y así conseguir el dinero necesario para vivir, cuando apenas tenia 16 años. Era 1926, y con la ayuda de Zhang HuiChong, (hermano mayor de Zhang Damin y una estrella de cine muy conocida en los años 20), Ruan pasó una audición para un papel en la película de Richard Poh The Nominal Couple; la que a la postre sería la de su debut en el cine. Contra pronóstico, Ruan Lingyu se convirtió en una estrella del cine de su país.

Realizó distintas películas de mucho éxito, en las que destacan The Peach Girl (1931) y New Woman (1934), pero como comentaba su vida personal era una desgracia. Ella también le era infiel a su marido Zhang Damin, ya que tenía una amante llamado Tang Jishan, un hecho que salió a los medios de comunicación y provocó un escándalo. Lo más curioso de todo es que Tang Jishan también le era infiel. Toda esta situación hizo que los medios acosaran a la joven actriz de tal manera que incapaz de soportarlo se suicidó el 8 de Marzo de 1935, cuando tenía sólo 25 años, tomando una sobredosis de píldoras para dormir en la residencia de Tang Jishan.

Lo más curioso de todo, y la excusa para actualizar el blog, es lo que vino después: el funeral. El país entero entró en estado de shock, y ya se sabe, en China si algo abunda son chinos, así que los actos funerarios fueron demográficamente hablando enormes. Miles de personas acudieron a la capilla ardiente en WanGuo, e incluso se produjeron 3 suicidios! Por no hablar del cortejo fúnebre, que llegó a ser de hasta 5 kilómetros de largo, y se estima que unas 300.000 personas acompañaron a Ruan Lingyu hasta su lugar de descanso. También todos los periódicos de Shanghai publicaron ediciones conmemorativas en su honor, y fue entonces cuando el The New York Times dijo en sus páginas “el entierro más espectacular del siglo”. Lo más seguro es que no conocieran a la actriz, pero lo cierto es que la gente movilizada fue enorme... y 3 suicidios en su honor! ¿?

El entierro tuvo lugar el 14 de Marzo.






Y debo dar las gracias a La Historia del Cine, película documental dirigida por Mark Cousins, que a parte de ser genial me hizo descubrir este suceso.


martes, 15 de abril de 2014

Exposición de "Popeye" en el Salón del Cómic de Barcelona




Popeye el marino es un icono de la cultura pop, famoso gracias a las series de dibujos animados. Pero este legendario personaje tuvo su origen y desarrollo en el cómic. El 32 Salón Internacional del Cómic de Barcelona quiere rendirle un cariñoso homenaje, con una exposición donde se podrán ver tiras de cómic de diferentes épocas, así como merchandising de época y actual.

El personaje fue creado por Elzie Crisler Segar, apareciendo en la tira Timble Theatre, producida por King Features Syndicate, el 17 de enero de 1929. Inicialmente fue un personaje secundario de la tira que protagonizaban los hermanos Castor y Olivia Oyl. Este marinero fortachón, siempre dispuesto a repartir mamporros, se fue haciendo con el protagonismo de la serie hasta darle nombre a la tira. Tras la muerte de Segar en 1938, diversos autores la continuaron, aunque destaca la aportación de Bud Sagendorf, que se hizo cargo de la tira a los largo de 28 años (1958-1986). Entre los personajes secundarios que han acompañado a Popeye a lo largo de sus 75 años de aventuras destacan, además de su eterna novia Olivia, el malhumorado Bluto (también conocido como Brutus), el glotón Pilón, el bebé Cocoliso o el extraño animal Eugenio el Genio (Eugene the Jeep).

En 1933 se empezaron a realizar los primeros cortos de animación y a partir de los años 50 se produjeron dibujos animados para televisión. En 1980 el director Robert Altman dirigió la comedia musical Popeye, film protagonizado por Robin Williams.

Popeye ha traspasado el mundo del cómic y la animación para ser imagen de diversas campañas publicitarias y también de merchandising. Uno de los elementos más asociados a Popeye son las espinacas, cuyo consumo le proporciona una fuerza sobrehumana



viernes, 11 de abril de 2014

"No Future": El Punk como movimiento contracultural


¿Qué es el Punk? El Punk nació en 1977 en Inglaterra y en Estados Unidos, respondiendo más a un estilo musical que a una propuesta contracultural y renovadora. Pero la música llevaba asociada una manera de pensar y de actuar, con aires de cambio: se trata de la revolución social más coherente de finales del siglo XX, tiempos en los que se decía que las revoluciones eran imposibles. Sencillamente el Punk quiere demostrar que todo es posible .

La historia de las ideas se considera una rama de la historiografía que estudia la evolución de las ideas o del pensamiento expresados a través de las distintas producciones culturales, especialmente aquellas ideas que: 1) alcanzan gran difusión social, 2) las que fundamentan la acción social de grupos o movimientos de personas. Esto es precisamente lo que ha conllevado la aparición en escena del Punk. Pero, más concretamente, ¿qué es el Punk? El Punk puede ser desde un cuadro hasta un imbécil de la calle, así de general y a la vez claro. Pero la sociedad, que vive sumergida en los tópicos y la manipulación de los medios, lo asocia al vicio, a llevar crestas, desfasar, a destruirlo todo. También a llevar una estética, y como máximo piensan que su música son tonterías y hablan de drogas. La diferencia con las otras tribus urbanas es que las otras tienen unos códigos de comportamiento y estética, pero el Punk nace en contra de todo esto. Ser Punk es ser uno mismo, opinar de una forma individual, comportarse como a uno le dé la gana, o vestirse como a uno le salga de... Es una anti-tribu urbana. Hoy en día ha cambiado mucho, ya que la mayoría de Punks están en contra del consumo de productos animales y su imagen ya no los define. Sólo hay que ver el grupo de música "The Exploited", que después de 30 años en la escena, ni las crestas ni los pantalones escoceses (por decir algo) son protagonistas en su estética. Hoy en día el movimiento es ideológico y no estético. Para ser Punk nunca ha habido unas pintas determinadas, sino una forma de actuar y pensar. Tampoco es ninguna moda, ni una estética, ni rebeldía adolescente, ni un estilo de música. Es una idea que puede orientar y motivar la vida de aquella persona que emprenda este camino, y se transmite a partir de la música, el arte, fanzines o cualquier forma de expresar la creatividad personal. No hay que ser como la sociedad dice sino que tienes que crear tus propias normas, vivir la propia vida. Por tanto, "individualidad" -no confundir con "individualismo"- es la idea principal del Punk, a menudo ligada con ideologías anarquistas, pero también de derechas! Tal como explicaba Johnny Ramone -cantante del grupo de música Punk "The Ramones"-, argumentando en una entrevista que le hicieron que "el Punk es el máximo grado de individualidad posible a la que puede llegar una persona, y por tanto el Punk debe ser de derechas" (1), y con este argumento es lo que nació en su día como "Conservative Punk". Por tanto, en América nace una visión distorsionada del Punk pese a que Johnny Ramone hable de "individualidad", ya que con esas palabras más bien se refiere al "individualismo" como línea vital a seguir, lo que sería equivalente a la escena Skin un Skin nazi, ya que sus raíces eran jamaicanas y antirracistas.


(Johnny Ramone - tercero empezando por la izquierda)

Los aspectos más materiales que han comportado el fenómeno del Punk tienen su origen en una persona: Malcolm McLaren. Él apadrinó los “Sex Pistols” e hizo un negocio al ver que era posible que aquel estilo musical llamado "Punk" tuviera salida comercial, además de esa estética nueva que comenzaba a crecer en su ciudad natal como era Londres. Sin embargo, McLaren ya estaba ligado con la música mucho antes de conocer los “Sex Pistols”, ya que regentaba junto con su esposa una tienda de música rock, además de diferentes modelos de ropa extremada, y que sin darse cuenta acabarían siendo el cuna de la estética Punk. Pero, los “Sex Pistols”, que antes de conocer McLaren se llamaban “The Strand”, conocieron por casualidad a McLaren y éste les contrató, cambiando así el nombre, y aportándoles una nueva estética, y es así como nacen los “Sex Pistols”, como una mercantilización de una utópica moda imaginada por McLaren y su mujer. Este origen hoy en día ha generado ríos de tinta tratando de abordar el tema, ya que el debate está servido: Negocio o raíces? Dadaísmo o Punk? Apología al nazismo o provocación? Intentaré responder a todo esto a continuación.

Por lo tanto, lejos quedan con los “Sex Pistols” todas las ideas asociadas que hay en el Punk más actual, el "real", pero como mínimo sirvió de base para que éste pudiera existir. De hecho, sin ellos ni Malcolm McLaren el Punk real nunca hubiera existido. Además, hay que añadir el dato de que el bajista del grupo, Sid Vicious, murió por una sobredosis administrada por su propia madre a los 22 años de edad, un hecho que anticipó la disolución del grupo en 1979. Es por este motivo, seguramente, que el grupo no viviría la efervescencia del Punk más "real" en los años 80, tal como lo pudieron hacer otras bandas de su generación como fueron los “The Clash”, “The Ramones”, “Misfits”, “The Exploited” o “Suicidal Tendences”. En España principalmente vivirían este Punk real bandas como “La banda trapera del río”, o “La polla records”.


(Sex Pistols)

Esta gallina de los huevos de oro que prácticamente sin querer se "inventó" McLaren (me hace incluso dolor expresarlo así, pero sin su visión empresarial nunca hubiera sido como es hoy el Punk), hoy en día es posible analizarla de un modo más distante y valorar los puntos en común con la actualidad. Esto hace darnos cuenta fácilmente que esta "moda" siempre ha tenido detrás una industria que la ha sabido explotar, potenciando una batalla cultural globalizada para instalar unos valores y así imponer una cultura de masas, el mainstream (2). Este fue el negocio real de Punk con los “Sex Pistols”, y que incluso hoy se pueden encontrar en las tiendas más céntricas colonia de los “Sex Pistols”! (3). Cuando lo vi lo primero que pensé fue que el Punk había muerto, pero ésta es la realidad que ha acompañado a los Pistols hasta el día de hoy, y es que se trata de un brutal negocio de merchandising con grandes beneficios. Todo esto lo explica Fréderic Martel en su libro "Cultura Mainstream", queriendo dar a entender al lector que, en líneas generales, tanto una canción como una película son sólo el resultado final y empaquetado de una serie de estadísticas, procesos políticos y luchas empresariales -incluso nacionales- para conseguir el mayor número de beneficios. Y eso no hace más que acentuar tendencias o modas, el mainstream, y en general lo que quiere Martel es intentar desvirtuar de valores creativos productoras en que simplemente son eso, empresas. Tampoco quiero decir que el Punk sea una moda, simplemente que el mundo empresarial ha dado el gas necesario para que se desarrollara.

¿Qué había antes del Punk? El Punk tiene unos precedentes que, a través de la mezcla de estos, ha acabado desembocando en ésta idea nueva. Uno de ellos es el Dadaísmo, un movimiento cultural de principios del siglo XX. Éste se reveló contra las convenciones literarias y artísticas para burlarse del artista burgués y de su arte, desde la poesía a la escultura, pasando por la pintura y la música. Era un movimiento que quería provocar, cuestionar y retar el canal literario y artístico. Y así se crea un anti-arte, una provocación abierta al orden establecido. De hecho los “Sex Pistols” -según el escritor Stewart Home autor del libro "Cranked up Really High"-, no eran Punks, ya que contemplaban la esencia del Punk -seguramente sin saberlo- que pertenecía al Dadaísmo, como un tipo de música acompañada de una actitud.

Idea de Odio: La postura Punk corresponde al odio a uno mismo, que al fin y al cabo es siempre algo reflexivo, y en cualquier momento concluimos que la vida apesta y que la raza humana es una montaña de mierda con el terreno abonado para desarrollar el fascismo. Y es aquí, en esta situación, donde aparecen los primeros nazi-punks, un hecho potenciado por las esvásticas que llevaba Sid Vicious en sus camisetas, un hecho que para algunos fue una excusa para identificar el Punk con la extrema derecha (más allá del aprovechamiento político que hizo el National Front inglés) (4). En España también surgió la polémica con el grupo de música Oi! “Decibelios”, ya que en una fotografía uno de los miembros del grupo, Fray, llevó una camiseta donde salía Hitler y un comentario que decía "Hitler: European tour" (acompañado de todos los países que conquistó) (foto inferior), una broma que encendió la ira de muchísima gente, además de otros idiotas que no supieron entender su ironía. Sin embargo, hoy, los Punks nazis son una anécdota prácticamente inexistente. Personalmente no estoy de acuerdo con todas las críticas que sufrieron todos estos grupos "provocadores" ya que por el simple hecho de provocar no significa que les sea indiferente determinada ideología totalitaria. Pienso que todo el mundo se puede disfrazar de Hitler y no simpatizar con él. Pero en cuanto al Punk (y Skin) sí es cierto que esa camiseta de Sid Vicious o de Fray sirvió de cuna para que gente con una visión distorsionada de la esencia del Punk se aproximara hacia ideologías nazis. Y es que el Punk, aportó provocación/desafío, nunca política, y esto es algo que muchos no supieron entender y se dejaron atrapar por partidos políticos, también de extrema izquierda.

(Decibelios - Fray, tercero empezando por la izquierda, con la famosa camiseta)

Tal como comentaba el Punk transmite sus ideas a través del arte. Lo hacían -y lo hacen- principalmente a través de la música, pero también lo hacen con fanzines. En cuanto a la música se trata de Cds y Maquetas autofinanciadas que son mucho más baratas que los productos mainstream que ofrecen las grandes superficies, con muy pocos medios pero con mucha creatividad personal, y que los Punks creían que podía ser una buena herramienta para que la gente empezara a cuestionase las cosas. A finales de 1975 nacieron los “Sex Pistols”, y los primerísimos grupos Punk ingleses. Comenzó en Londres, en una ciudad donde todo era posible, desde hacerse una cresta hasta llevar una esvástica, la idea era escandalizar a la gente, hacerles entender que sus normas y costumbres podían ser cambiadas en cualquier momento. Y esto se produce en un contexto ligado a la crisis económica provocada por la crisis del petróleo, en la que mucha gente se empezó a cuestionar su forma de vida y sociedad (5). Aquí nace el Punk, como respuesta a todo esto, contra la economía y la sociedad burguesa, en que la gente sólo malvivía. Pero eran Punks, no activistas sociales, y su mensaje iba ligado con la frustración y el desencanto de aquella sociedad, con un grito desesperanzador como era el "No future": No hay futuro para los sueños de Inglaterra. Y en eso nos podemos fijar en la figura de Sid Vicious a “Sex Pistols” , que cuando tan sólo era un niño de 19 años dijo antes de hacer una gira de conciertos "quiero ser como Iggy Pop y morir antes de los 30", pues bien, mientras que Iggy Pop sigue vivo en 2014 y ganándose la vida haciendo anuncios televisivos para la marca Schweppes, Sid Vicious moriría 2 años después por sobredosis. Fue de esta manera desesperanzada por el futuro que el Punk nació como movimiento, en que tenían principalmente su música como método para canalizar ideas a la sociedad. Por lo tanto, nació como movimiento musical únicamente, y después, ya en los 80, pasó a ser el punk real, el Punk como movimiento contracultural y propuesta revolucionaria.

Tal como he comentado antes en los años 80 el Punk vería modificada su idea base, en parte gracias a otra "tribu urbana" (como le gusta a la prensa describir las subculturas): los Skins. Ellos fueron los encargados de radicalizar mucho más su estética y llevar al Punk hacia el terreno de la lucha de clases, es decir, que para ser Punk tenías que ser obrero. Entonces, a partir de este punto aparecieron diferentes tipologías de Punks, hasta el punto de criticarse mutuamente. Sólo hay que ver el comentario que soltaron los componentes del grupo "La polla records" argumentando que existían "punks de escaparate", refiriéndose a los Punks de la MTV, los accesibles, los de la diversión, los del dinero, los que hacían pequeñas críticas sociales pero que en realidad tenían un interés casi nulo por cambiar el mundo (6). Decían que son Punks pero no actúan como Punks, que salir a la MTV es traicionar la filosofía Punk para ganar fama a cualquier precio. Se refería, por ejemplo, a grupos como los “Offspring”, “NOFX”, “Green Day” (foto inferior),... Pero más allá de esta evolución y críticas entre ellos mismos que no se han detenido todavía hasta el día de hoy, la realidad es que, a líneas generales, el Punk se ha convertido hoy en algo positivo y se puede dividir en 2 bandos: los activos, y los que siguen anclados como "lo peor" de los 80 (personas inmóviles sin actitud crítica ni constructiva).




ARTE PUNK :

El Punk puede ser definido como una forma de arte, posiblemente por su capacidad comunicativa y de llegar al mayor número de personas, y es por eso que ha tomado principalmente 3 vías: la musical, el cine y la literatura. Cuando hablamos de literatura me refiero a los fanzines, una especie de revista autofinanciada que difunde principalmente contenidos políticos, pero también lo mezclan con una marcada intencionalidad artística. Se trata de un tipo de lectura fácil y rápida donde predomina el contenido más que la calidad del texto. Unos ejemplos serían los fanzines llamados "Crear o reventar", "BS.AS Desorden", "Dekadencia humana", o también hay internacionales, en países que nunca diríamos que podría haber Punks como es Costa Rica, con el fanzine llamado titualado "Luciérnaga".


También hay que hablar de cine, un medio artístico que representa una fuerza muy importante para el movimiento en sí, ya que la "imagen" hoy en día es el medio de difusión más importante que existe: La TV llega a mucha gente, el cine, fotografía, incluso Internet,... Pero en cuanto al "cine Punk" la cosa se complica. Hay de dos tipos: el que es autoproducido y utiliza las ideas básicas del movimiento en su lucha contra la sociedad de mercado, y el cine comercial donde se respira ambiente Punk. Este último toma la idea del Punk para exponer un tema (como herramienta para llamar la atención sobre determinado problema expuesto), y que no se sigue "la filosofía de la vida del Punk" en el que se refiere a su distribución y venta. Un ejemplo sería la película Curso de 1984, donde salen Punks y se habla de ciertos aspectos del Punk como el "No Future", además de poseer a su Banda Sonora la famosa canción de Alice Cooper "I am the future", que no es más que una interpretación del mensaje que el director quiere impregnar la película (7). Son películas basadas en la violencia y lo que era transgresor a la época, con un mensaje de desesperanza y pesimismo. Unos ejemplos de otras películas pueden ser Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains (Lou Adler, 1982), Gore en las calles (Jim Van Bebb, 1988), 1990 Los guerreros del Bronx (Enzo G. Castellari, 1982) o Rock'n'Roll High School (Allan Arkush, 1979) .


Y la música, que pienso que he hablado bastante durante el artículo, pero sólo recordar que se trata del principal medio de difusión del ideario Punk, siempre autofinanciado por ellos mismos, ya que las compañías y revistas musicales siempre le han dado la espalda a más de ridiculizarlos. Tema aparte serían los grupos Punk "de escaparate" tal como decían los "La polla records", que para entrar en el mercado han tenido que aceptar unas condiciones, simplemente.


Pero todos estos soportes se transmiten hoy en día principalmente por Internet. Según explica Henry Jenkins en su libro "Convergence Culture", el canal de difusión del ideario Punk hoy en día es Internet, con lo que él bautiza como "flujo de convergencia". Estos son flujos de contenidos que se expresan en diferentes canales (páginas web, blogs, etc.), cooperando entre ellos y con unas audiencias ocasionalmente migratorias en busca del tipo de experiencias deseadas de entretenimiento. Carles Viñas en su libro "Skinheads en Catalunya" también habla de cómo Internet se ha convertido en el último canal de difusión para los Skins, facilitando así las relaciones personales entre adolescentes a pesar de las distancias. De hecho, el papel de Internet no ha hecho más que arrinconar la manera de seducción de los adolescentes que había en los años 70-80 del movimiento Punk (o Skin, también), por otros más informativos, históricos y a veces distorsionados. Un trabajo de distorsión que comenzó con la prensa tal como he comentado en un principio.


No Future


PARA SABER MÁS:
(2) MARTEL, Frédéric, Cultura Mainstream, Taurus, 2011
(4) E. RUEDA BALDERAS, “La importancia de la cultura Punk a mediados del s.XX”. Article on-line. Pàgina web: http://www.monografias.com/trabajos81/importancia-cultura-punk-siglo-xx/importancia-cultura-punk-siglo-xx2.shtml
(5) H. PORRAH BLANKO, “Negación Punk en Euskal Herria”. Txalaparta, 2006 (pàg. 114-120)
(6) Lletra de la canó de “La polla records” - Muy Punk (només un troç):
Muy punk, muy punk,/Muy punk, muy punk/La cosa tiene su gracia./Ya tenemos ídolos/fabricamos nuestros dioses,/preparamos las poses/siempre atentos a la foto./Punky de postal lalalala!, punk de escaparate./Moda punk en Galerías ¡Muy punk!/A mí no me corteis/aquí vale todo/No me monteis la batallita/de ver quién es más punky/me van los imperdibles/y los pelos de colores/eso no es que me convierta/en un gilipollas de ideas cuadradas./Ven con tu uniforme/y con tu mente deforme./Moda punk en Galerías ¡Muy punk!
(7) Fragment cançó “I am the future”: “When does a dream become a nightmare?/When do we do what must be done?/When do we stand and face the future?/When there is nowhere left to run?./ And you've got to learn/Just how to survive/You've got to learn/How to keep your dream alive./ Take a look at my face/I am the future/How do you like what you see?/Take a look at my face/I belong to the future/And you belong to me./ When does a dream become a nightmare?/When do we learn to live with fear?/When we cry out for some salvation?/Why is it no one seems to hear?” Cançó completa: http://www.youtube.com/watch?v=mHkcqpVtjvc

viernes, 4 de abril de 2014

Descubriendo a Linnea Quigley (Parte 2)



Stone Cold Dead ha significado para un servidor el ser la primera gran dificultad a la hora de conseguir ver una película de la filmografía de Linnea Quigley. De hecho, según cuenta la actriz en su canal oficial de youtube, hoy en día es prácticamente imposible de conseguir ver legalmente, ya que solo circulan algunas copias ilegales por China. Esa información lo dijo hace unos años, así que quien sabe si la película ya está en proceso de edición en DVD o Blu-Ray. En todo caso siempre quedarán los viejos VHS, y que han servido para que alguna persona la haya digitalizado y colgado en Internet, aunque igualmente ha sido una odisea encontrarla.

Pese a tratarse de una rareza hoy en día, Stone Cold Dead llegó a ser doblada y editada en VHS en España, bajo el nombre de “Flash Mortal”, aunque se pasó por televisión con el nombre de “El fotógrafo de la muerte”...¿? Se trata de una película canadiense de 1979 que está basada en una novela del escritor Hugh Garner llamada “Sin Sniper”, y que dicho autor se encargó también de escribir el guión, junto al director de la película: George Mendeluk. Pero sin duda el máximo representante del filme es su protagonista, Richard Crenna, el eterno Trautmam de Acorralado (Ted Kotcheff, 1982). En ésta ocasión interpreta a un detective que sigue la pista a un asesino que se dedica a matar prostitutas con su rifle de francotirador. La película se trata de un thriller policíaco muy influenciado por el giallo italiano, en que destaca, sobretodo, una puesta en escena barriobajera de lo más conseguida, muy sucia, y que recuerda mucho a algunas películas de Don Siegel o William Lustig. Lo que sin duda no es el punto fuerte de la película es el guión, que carece de intensidad en su tramo medio además de estar excesivamente dilatado, y que no sabe aprovechar mejor algunos personajes, como el de Julius Kurtz (Paul Williams), que está inmenso interpretando a un chulo que le van matando a sus “trabajadoras”. De todos modos se nota que Stone Cold Dead es una película de un calibre superior a lo visto (y que se vería) a lo largo de la filmografía de Linnea Quigley pese a sus defectos. Y, ¿Que hay de ella? Pues bien, Linnea no aparece acreditada pero tiene un papel bastante más interesante que en otros papeles similares que interpretó posteriormente en otras películas, como en las “drogatas” películas de Cheech y Chong. En ésta se dedica a interpretar a una prostituta, la que muere al inicio de la película. En esa escena inicial, Linnea, en su casa, se despide de un cliente y seguidamente se dirige al lavabo, se quita la ropa, entra a la ducha, y un balazo procedente de la ventana le destroza la cabeza. Es decir, la chica del póster de la película es ella. Así da inicio Stone Cold Dead.


Pero hasta la fecha, Linnea solo había interpretado papeles sin apenas interés y que con suerte conseguían durar hasta los 10 minutos, algo que cambiaría a lo largo de los años ochenta, la década más gloriosa de nuestro amado género de terror. Quien más y quien menos sabe de sobras la cantidad de títulos de terror memorables que se dirigieron, tanto con altos presupuestos como películas casposas que rozan el límite underground de lo más casero. Pero hay algo necesario a destacar y que hace referencia a la actriz, y es que una tal Jamie Lee Curtis se ganó el respeto tanto de la crítica como de los fans al género al participar en clasicazos como La noche de Halloween (John Carpenter, 1978), El tren del terror (Roger Spottiswoode, 1980) o Prom Night (Paul Lynch, 1980), entre otras, convirtiéndose así en la screamqueen más importante de la década y quien sabe si de la historia del género, aunque a ser justos quizás Curtis estuvo a un nivel similar al de Sigourney Weaber con su saga “Alien”. De todos modos, inevitablemente, tanto una como la otra acabarían por crear escuela, apareciendo por los cines y videoclubes otras screamqueens como Adrienne Barbeau o la memorable en la etapa final de los ochenta Barbara Crampton. Pero luego hubieron otras actrices que también acabaron encasilladas al género de terror, en películas de aún menor presupuesto y completamente rechazadas por la crítica: nuestra Linnea Quigley, la explosiva y tuneada Michelle Bauer y la exótica Brinke Stevens. Lector, recuerda a éstas dos últimas porqué a lo largo del artículo hablaré bastante de ellas, por haber coincidido en muchas películas con Linnea. Por tanto, los ochenta se trataron de la década de las screamqueens, todas ellas protagonistas de una gran cantidad de películas de bajo presupuesto donde acostumbraban a desnudarse y a gritar como nadie (aunque no lo parezca en la foto inferior je, je).

(Por orden: Michelle Bauer, Brinke Stevens y Linnea Quigley, en Nightmare Sisters)

Tal como dije anteriormente la etiqueta “screamqueen” nunca me ha gustado demasiado, pero como mínimo su existencia sirvió para que el público se fijara mucho más en esas actrices que de un modo enfermizo participaban en un tipo de películas donde disfrutaban pasándolo mal, mientras el espectador lo pasaba bien viéndolas sufrir. Hubieron muchas otras actrices, pero Linnea Quigley, una chica que aún era muy joven, tenía clarísimo qué quería ofrecer al público, y a diferencia de las otras mencionadas ella nunca fue un plagio de nadie, ya que tuvo estilo propio, y consiguió triunfar, a base de paciencia y confianza con sus cameos, llegando con el tiempo a ser una secundaria seguida por el espectador, reconocible, y admirada. Lector, bienvenido a los ochenta.

Y llegados aquí, por fin el espectador pudo disfrutar de un papel de relevancia de nuestra actriz. La película en cuestión forma parte del subgénero de cine de terror slasher, que acoge a un tipo de películas ligadas a los asesinos en serie y que vivió su momento más álgido a lo largo de los años ochenta, una década en que vería acomodados sus clichés: malas actuaciones, argumentos poco complejos, violencia y sexo gratis, además de payasadas de sus personajes. Pues bien, Linnea Quigley hizo el salto a los ochenta con uno de los primeros slashers, cuyo contenido se limitaba a la formación de una fiesta gore, simple y barata: su título es Graduation Day.

Dicen que el tiempo pone a cada uno en su lugar, pero Graduation Day alcanzó un éxito remarcable en taquilla y lo siguió teniendo en las estanterías de los viejos videoclubes, aunque hoy se trata de un título muy olvidado. La película fue dirigida en 1981 por un tipo llamado Herb Freed que supo aprovechar con éxito la oportunidad que le dio la productora Troma para dirigirla. Y si la mítica productora de cine casposo liderada por Lloyd Kaufman y Michael Herz está detrás de todo ésto, fácilmente se puede intuir que la creatividad no estuvo a la orden del día en el momento de producir la película, y lo cierto es que Graduation Day no era otra cosa que un exploit del reciente éxito comercial de aquellos tiempos: Prom Night (A.K.A. “Noche de graduación”).

La película está protagonizada por el actor de culto de la serie B Christopher George, y Linnea se limita a interpretar a Delores, un personaje que podríamos considerar como de “carnaza”, ya que su papel no permanece con vida más de 15 minutos. Como ya he indicado, Graduation Day se puede considerar como la primera actuación de relevancia en una película de terror de Linnea Quigley, aunque fuera con un personaje secundario y de corta duración, pero es que encima lo hizo de casualidad! ya que su papel en principio iba destinado a otra actriz que acabó renunciando a él. Como era habitual, nuestra actriz seguiría su ritual basado en mostrar su cuerpo desnudo antes de acabar asesinada, en este caso a manos de un asesino disfrazado de esgrimista que mata a sus víctimas con un florete. Por cierto, pese a que en el póster d ela película aparece un hacha, en la película no sale ninguna... curioso.

(escena de Graduation Day)

Según confesó la actriz en distintas entrevistas, fue un rodaje muy corto, donde ni siquiera llegó a conocer a Christopher George, y pasó muchísimos nervios, llegando incluso a vomitar en pleno rodaje. Eso sí, gracias a Graduation Day (y junto a su otra interpretación en No vayas cerca del parque) empezaba a notar un cierto interés del público hacia ella, lo que la haría encasillar dentro del género de terror, tal como se puede apreciar en las posteriores películas donde participó.

Luego vendría una película de humor llamada Vendemos chocolate (1981), y se trata de uno de esos títulos de relleno en el artículo, ya que la presencia de Linnea Quigley se limita a un intrascendente cameo como chicha rubia de un grupillo de chicas florero sobrehormonadas, buscando sexo con los ricachones protagonistas de la película. No ocurre nada entre ellos y Linnea desaparece del filme tan fugazmente como apareció.

De todos modos me llevé una sorpresita agradable con Vendemos chocolate, la desconocía, y descubrí en ella un título flojillo pero con momentos muy divertidos, donde Cheech y Chong (un dúo humorístico de la época conformado por Richard "Cheech" Marin y Tommy Chong) son los protagonistas. Tal como explican algunas fuentes, éstos fueron dos comediantes americanos que interpretaban a un par de hippies de los 70, y que explicaban en sus películas su estilo de vida, un estilo de vida ligado al mundo de la droga y concretamente a la marihuana.

Vendemos chocolate fue su mayor éxito entre las 10 películas que realizaron en los 80, y conocería secuela: Seguimos fumando (1983), donde Linnea Quigley se volvería a unir al reparto de “extras” desacreditados, supongo que a cambio de algún porrillo...

Pues eso, tal como comentaba Linnea Quigley se apuntó a un cameo en Seguimos fumando, un título realizado dos años después del primero y con un resultado muy inferior, donde el humor pasa a ser tan chorra que llega hasta el límite de la vergüenza ajena. De todos modos también tiene sus momentos sufribles, y después de meditar la película unos días creo que incluso podría ser entretenida siguiendo el juego a Cheech y Chong, es decir, fumándome un porro... pero como he dejado el tabaco y las drogas Seguimos fumando será borrada inmediatamente de mis neuronas en cuando acabe de escribir estas lineas. ¡Rápido! ¿Que hay de Linnea? Pues un cameo sin interés, como la película en sí. Simplemente aparece en una especie de lugar con piscinas, saunas,... rollo baños termales, y como es de imaginar aparece en pelotas, para dirigirse a un espejo donde hay colocado el tiro de cámara, se peina, y se va. ¡¡Ovuala!! (¿se escribirá así?) un cameo en bolas de Linnea Quigley de los más gratuitos de su carrera. Seguimos fumando no sirve ni para limpiarse el culo. Por cierto, ya la he borrado.

Y ahora algo muuucho más interesante: Get Crazy (A.K.A. “Volverse loco”). Pues eso, volverse loco. No hay mejor manera para describir esta película de 1983 donde Linnea Quigley tiene un breve cameo, uno de esos que tantas veces hizo en su carrera y que no le sirvió ni para acreditarse. En todo caso, Get Crazy es una película de esas que hacen currículum, de esas que dan un cierto prestigio por haberte visto involucrado en un proyecto capaz de acoger a gente como Malcom McDowell, Daniel Stern, o Allen Garfield, por no hablar del cantante Lou Reed. El director de la película fue Allan Arkush, un director recordado recientemente por haber dirigido exitosa la serie de televisión “Heroes”, pero que ya a finales de los 70 y principios de los 80 dejó su huella con algunas películas interesantes, como el Hollywood Boulervard (1976) (co-dirigida con Joe Dante), la mencionada en este artículo Deporte Mortal (1978), o la punkarra Rock and Roll High School (1979).

La película trata sobre un promotor musical llamado Colin Beverly que planea sabotear un concierto de rock que tendrá lugar en Nochevieja, un concierto organizado por otro promotor, uno de poca monta llamado Max Wolfe (Allen Garfield). Pues bien, la película consistirá en eso, en intentar salvar un concierto donde todo empezará a salir mal.

No es una película de mi interés, ni siquiera aporta nada por lo que hace a la carrera de Linnea Quigley, pero reconozco que se trata de una película que merece que le dedique unas lineas porqué hoy en día se trata de un título muy olvidado y difícil de conseguir en España. Se trata de un musical bastante animado donde desfilan grandes nombres del panorama musical rockero de la época, como puede ser Lou Reed, que realiza una parodia de Bob Dylan. También aparece el vocalista de los “The Turtles” Howard Kaylan, el cantantye de Jazz Bill Henderson haciendo una parodia de Muddy Waters, o el actor Malcom McDowell haciéndolo de Mick Jagger! Así que a quien le guste de verdad la música le sobran motivos para verla. Además, el humor absurdo a ratos le funciona muy bien a Get Crazy, ligando a la perfección con los muchos tópicos del rock'n roll que Allan Arkush ha impregnado al filme.

Respeto a lo que nos interesa, Linnea se limita a interpretar a una groupie del grupo de música de Malcolm McDowell ("Reggie's Band"). Ellas son un puñado de chicas que llegan al lugar del concierto en un bus junto al grupo, y que una vez allí se dirigen a los camerinos, y así poder desnudarse, enseñarles las tetas a los miembros del grupo, y echarse unas rallas de farlopa todos juntos... es decir, ¡¡¡sexo drogas y rock and roll!!! yyyyiiiihhaaaaaaa!!! Concretamente Linnea se está liando con uno de los miembros del grupo, pero ojito con quien se trata: John Densmore, el batería de los "The Doors"!!

(dándose el lote con John Densmore)

Llegados aquí, Linnea abandonó los porros de Cheech y Chong, los musicales, y paralelamente también los cameos sin acreditar, supongo que no llegaría a final de mes trabajando tan poco... je! Más allá de mi humor barato, lo que me interesa de la situación es que Linnea no encontraba un lugar en la industria fuera del género de terror, y supongo que por eso decidió volver a participar en el género cinematográfico que la vio nacer como actriz. Era 1984, y la pobre, hay que reconocerlo, tuvo bastante mala suerte escogiendo la película, una llamada La Habitación Negra.

Que Linnea Quigley participó en películas malas, o muy malas, no es ningún motivo para menospreciarla, ya que sus películas habitualmente paliaban sus flaquezas con imaginación, humor y sexo, pero que participara en películas insufribles de aguantar por ser aburridas, repetitivas y descafeinadas eso ya es algo poco común en su filmografía. Ni fue una gran actriz ni participó en obras maestras, pero supo tener ojo al interpretar personajes de películas que sabían complacer al fan más fiel al cine casposo. La Habitación Negra seguramente es el máximo exponente del lado oscuro de su carrera, aunque por suerte Linnea interpreta a un personaje llamado Milly, una niñera intrascendente en la trama que apenas aparece en el tramo final del filme. La película fue dirigida por un incompetente llamado Elly Kenner, alguien sin chiripa de imaginación, que incluso llegó a plagiar para ésta película el póster del filme Superstición, un título de 1982. Nada de interés. Se trata de un pseudo-slasher con el voyeurismo como tema de trasfondo, sin gore, ni humor, ni siquiera un sentido del ritmo narrativo coherente, cayendo constantemente en el error de la redundancia, y que llegó a aburrirme como hacía tiempo que no hacía... es que ni siquiera la posterior Nudes in Limbo (que hablaré de ella en la siguiente entrada) resulta ser tan y tan aburrida! Posiblemente Elly Kenner no tenia demasiado a explicar. Que nadie pierda el tiempo en ella, por favor.

 
(¿es una broma?)


Por cierto, no me olvido de su vertiente musical más rockera ;) Hasta la siguiente entrada.