domingo, 16 de noviembre de 2014

White Settlers - Simeon Halligan, 2014



DIRECTOR: Simeon Halligan
GUIÓN: Ian Fenton
AÑO: 2014
DURACIÓN: 79 min.
PAÍS: Reino Unido
MÚSICA: Jon Wygens
FOTOGRAFÍA: James Swift
REPARTO: Pollyanna McIntosh, Lee Williams, Joanne Mitchell, James McCreadie, Dominic Kay
PRODUCTORA: Not a Number


NOTA: 6








Parece ser que la palabra “referéndum” está en la boca de las personas casi a diario. Quebec, Flandes, Euskadi, Cataluña y Escocia, entre tantas otras naciones sin Estado lo piden, y en algunos casos lo han conseguido. Este anhelo por opinar, por decidir el futuro de sus propias vidas, no siempre se trata de una herramienta para solucionar un conflicto de poderes económicos, porque la vida diaria, la de la calle, la de los sentimientos y patrias de las personas, no siempre tienen que ir relacionadas con el dinero o incluso la nación. La gente necesita sentir que pertenece a algún lugar, y también identificarse con algo. Y eso el mundo del cine lo ha sabido ver desde hace muchos años, y concretamente en lo que es inevitable: el conflicto cultural, el odio al intruso, la protección acérrima a la tradición, etc. Podemos hablar del género Mondo, o del American Gothic, o poner ejemplos claros como la Defensa de John Boorman o Perros de Paja de Sam Peckinpah, un tipo de cine en que el bueno es el forastero que intenta marcar estilo de un modo arrogante, y el malo es quien vive en paz en su casa.

White Settlers es lo último en aparecer de este tipo de películas. Se trata de una “Home Invasion” situada en Escocia, donde una pareja de ingleses se traslada a vivir en una casa situada en el campo. Rápidamente, en una de las primeras noches que la pareja pasan en la casa, unas personas armadas y enmascaradas van a querer entrar en la casa por la fuerza... La película, más allá de que posee un guión simple, correcto y sin complicaciones gratuitas, tiene ese trasfondo que inevitablemente nos hace considerar erróneamente el filme como “político” por la realidad que vive el país a día de hoy. Hay que reconocer que se trata de una película oportunista, pero en sí el género fantástico y de terror siempre lo ha sido, por lo que tampoco es algo que me moleste. Pero, lo que sí me puede molestar es que el público considere White Settlers como un filme que patrocina unas ideas políticas concretas, cuando no es así. Y es que. si algo deja claro la película dirigida por Simeon Halligan, es que en las zonas rurales existe una división cultural y social entre escoceses y ingleses, más allá de ideologías políticas promocionadas por políticos. Además, cuando entrevistéa Pollyanna McIntosh en Sitges, ella me comentó que la película estaba planteada mucho antes que se empezara a hablar del referéndum de Escocia, y aunque nunca sabremos si serán verdad o no sus palabras, lo cierto es que White Settlers no quiere ser un filme político, sino que quiere hablar sobre la división social que puede ocasionar un Estado de naciones como es el de Reino Unido, o España, o Bélgica, o... tantos otros.


Como apuntaba, la protagonista de la película es Pollyanna McIntosh, la actriz escocesa (no es gratuito) más de moda del género de terror, y que a día de hoy ya se ha convertido la actriz más interesante que ha dado el género en los últimos años. Esta vez, demuestra de nuevo que sirve para este oficio, ofreciendo al espectador una correcta interpretación que se aleja de sus otras anteriores, de ese perfil de “chica dura” que habitualmente interpreta para acercarse al del clásico screemqueen de “chica-delicada-que-necesita-de-un-hombre-para-protegerse”, pero ojo, que como es habitual también en estos personajes, al final la chica se convierte en la que sobrevive, la que finalmente protege al hombre, y en sí la que planta cara al malo.


White Settlers es una película entretenida, muy sencilla, y un título que hace gala de lo que es: una “home invasion” en toda regla. Eso sí, que nadie espere una película 100% terror, y con estallidos de violencia constantemente, sino más bien una película donde una chica se irá escondiendo de unos matones que la persiguen por su casa durante una noche, protegiéndose de ellos como pueda, y a la vez que intentar salvar a su marido capturado por los invasores. Es eso White Settlers, más allá de su trasfondo crítico con un problema social existente en las poblaciones rurales escocesas. Una película correcta pese a no tener grandes lindezas en la dirección, pero es corta, abunda la intriga, y es de muy fácil digestión. 





TRAILER:



viernes, 7 de noviembre de 2014

Let us prey - Brian O'Malley, 2014




DIRECTOR: Brian O’Malley
GUIÓN: David Cairns, Fiona Watson
AÑO: 2014
DURACIÓN: 89 min.
PAÍS: Irlanda
MÚSICA: Steve Lynch
FOTOGRAFÍA: Piers McGrail
REPARTO: Pollyanna McIntosh, Liam Cunningham, Bryan Larkin, Hanna Stanbridge, Jonathan Watson, Niall Greig Fulton, Douglas Russell, James McCreadie, Brian Vernel,Sophie Stephanie Farmer

PRODUCTORA: Creative Scotland / Fantastic Films / Greenhouse Media Investment


NOTA: 5





Reciente escuché al director de la obra maestra Paris, Texas (Wim Wenders) que comentaba las diferencias entre el modelo cinematográfico americano y el europeo. Decía que el público americano está más acostumbrado a que su cine parta inicialmente de una idea base en su inicio y a partir de allí empiece a desarrollarse una trama, en cambio, el cine europeo con pedigrí no es tan formalista, y acostumbra a plantear una idea a lo largo de la película. París, Texas era así. Sin intención de enrollarme con cosas que no vienen al caso, lo cierto es que al ver Let us prey me sentí raro, vi algo muy distinto a lo habitual y que no me acababa de cuadrar con el cine al que estoy acostumbrado, y lo cierto es que las palabras de Wenders fácilmente se pueden aplicar en la película de Brian O'Malley.

La película es puro cine de terror, y tal como su título indica “Oremos”, es un filme religioso. Trata sobre el pecado y las oportunidades que de la vida a rectificar, o eso creo, la verdad es que no es agua clara su argumento tal como explicaré luego. En ella, se cuenta como una policía (Pollyanna McIntosh) empieza su primer día de trabajo en una comisaría, en horario nocturno. Durante su primera jornada aparecerá un hombre detenido que resultará ser el Diablo (Liam Cunningham), y empezará a liarla. Let us prey es una película llena de muertes, con muchísima violencia, gore, guiños a 1.000 películas (incluso a Rambo!!), una banda sonora carpenteriana, Pollyanna McIntosh y Liam Cunningham como protagonistas, y en sí un festín non-stop de degeneración con acento europeo.

Lo que más salpica al espectador es que Let us prey no arranca nunca, y no arranca sencillamente por qué no hay un estallido en la trama que origine su argumento tal y como acostumbra a hacer el cine americano. Let us prey es una película escocesa, dirigida por un escocés, y con actores escoceses, pero que tiene una columna vertebral visible, muy lineal, y sobretodo influenciada notablemente por Carpenter y su Asalto a la comisaría del distrito 13. Que ocurre? Qué falla? Como comento, se extraña mucho ese “detonante” al que estamos acostumbrados. Eso lo notarán mucho los amantes de las palomitas, porqué la película les será incómoda, como si estuvieran esperando algo que nunca llega, y, finalmente, llegados al tramo final de la película, provocarles una cierta pereza a hacer un esfuerzo por descubrir su significado real. A mí me pasó eso, lo reconozco. Creo que O'Malley si hubiese optado por el camino fácil –o “clásico” si los preferís- hubiese ofrecido al espectador un divertimento que, todo sea dicho, podía haber sido memorable. En cambio, además de notarse la ausencia de ese "detonante" trabaja el guión sin ningún sentido del ritmo, carente de garra, incoherente, y en sí solo se dedica a ir preparando algo que nunca llega, ni siquiera cuando aparecen los créditos finales. La verdad es que la sensación es rarísima al terminar la película.


Cabe decir que el director es un novato en el mundo del cine, pero no lo es en el audiovisual. De hecho, él es un publicista de prestigio que puede presumir de haber participado en unos 150 anuncios televisivos, y lo que nadie podrá discutirle jamás es que tiene un buen dominio de la cámara y de la postproducción. Solo con ver los primeros 5-10 minutos de película, o incluso los créditos iniciales, el espectador se dará cuenta de lo que hablo. Visualmente espectacular, y una música que despierta nostalgia a un cine pretérito en el género, Let us prey es una delicia en estos aspectos. También en la puesta en escena situada dentro de una comisaría barriobajera, sucia, y con policías "corrompidos" por el pecado. Pero su problema es que el guion no tiene un dominio narrativo sobre lo que quiere explicar, como si O'Malley no supiera como explicar la historia, solo sabe que el Diablo debe dar un ultimátum a los inquilinos de la cárcel y poner en juego su supervivencia dependiendo de sus posteriores actos. Pero, por qué? De donde sale ese hombre? Qué quiere exactamente? Qué se supone que es ese final?? Let us prey es carne de serie B, bien hecha y divertida, pero que no pide ambición.


Creo que O'Malley ha sido víctima de su inexperiencia en el mundo del cine y no ha sabido aprovechar un guión que era diversión pura y dura, y en cambio parece más preocupado en trabajar las áreas que más domina, como son la postproducción y la puesta en escena. Let us prey solo pedía explicar una historia sencilla, ordenada y coherente. Como mínimo visualmente mola, también su violencia y gore es de lo más contundente del año, y Pollyanna está bastante bien. Ni que sea una vez merece una oportunidad.   



TRAILER:



domingo, 2 de noviembre de 2014

"Dragon Ball Movie" en 2017: ¿Secuela de la película de James Wong a la vista?



Creo que desde que tengo uso de la razón nunca había seguido la evolución de una producción cinematográfica hasta el día de su estreno como hice con Dragon Ball: Evolution. Yo solo soy uno más entre los millones de fans del manga de Akira Toriyama, y que pese a saberse desde un inicio que la producción de la película pintaba horrible, el amor que tengo por la obra original me obligó a permanecer informado del proyecto casi a diario. El resultado final de la película es conocido por todos, fracasó estrepitosamente a causa de una terrible adaptación que ni quiso conservar la historia original, ni el carisma de sus personajes, ni la estética, ni la música, ni nada. Dragon Ball: Evolution no existe, y ya.

Ahora han transcurrido 5 años de su estreno en 2009, y, es posible ver un reinicio de la franquicia? Recuerdo aún cuando se estrenó la película del 2009 que se hablaba de una secuela titulada “Dragon Ball: Reborn”, que según algunos rumores se decía que en ella los Sayans llegarían a la Tierra, entre ellos Vegeta. Finalmente, tras el desastre de la película de James Wong, se olvidó esta posible secuela y no fue más que una anécdota llevada al olvido. Pero, la Fox, productora de la película y propietaria de los derechos para hacer más películas de Dragon Ball, antes de estrenarse Dragon Ball: Evolution comentó que su intención era la de hacer una trilogía, que su intención era entrar en la saga “Z”, y poco más se supo, pero en todo caso los actores y equipo técnico que dieron vida a Goku y compañía debían seguir ligados a la franquicia. Lo curioso de todo es que actualmente en IMDB ha aparecido una nueva película prevista para el 2017, y claro, eso ha hecho activar la alarma a los seguidores de la obra de Toriyama.

¿Motivos? Claro está que la película Dragon Ball: La batalla de los dioses, tras su incuestionable éxito en taquilla, ha podido propiciar la idea de reactivar la franquicia o incluso empezarla de nuevo, corrigiendo errores, además de poder aprovechar 8 años más de avances tecnológicos para FX, etc. Sea como sea, IMDB nos ha puesto en alerta, y habrá que estar atentos a posibles noticias oficiales en el futuro.

Dragon Ball Movie 2017: clica aquí.


Eso si, también es cierto que cualquier persona puede hacer una nueva ficha en IMDB y difundir un rumor, pero tampoco hay que olvidar que la FOX sigue teniendo los derechos de la franquicia, y quien sabe si tras el éxito de Dragon Ball: La batalla de los dioses se han animado a hacer otra película.




ACTUALIZACIÓN: El nuevo proyecto finalmente será otra producción de anime. Para más información clica aquí.


sábado, 1 de noviembre de 2014

"Al menos nosotros sabemos hablar": manifestación de los fans de Digimón en el Salón del Manga 2014



El Salón del Manga del 2013 vivió algo que, en mis 15 años aproximadamente de asistencia al Salón, nunca había vivido: peleas, detenciones, y cargas policiales de los antidisturbios del cuerpo de Mossos d'Esquadra (policía catalana). ¿Los motivos? Pues nada más y nada menos que una pelea originada entre fans de Pokémon y fans de Digimón. Esa noticia fue publicada por la gente de RamenParaDos con un video en el que entrevistaban a gente que supuestamente había visto el suceso, y consecuentemente, ese vídeo, produjo entre 1-2 días de polémica que hizo que el viral de la noticia se expandiera rapidísimamente. Al final todo fue una broma, muy conseguida por cierto, que quería aprovechar aquellos días en que los Mossos estaban en el punto de mira de la prensa -y en general de toda la sociedad- tras unos actos de brutalidad policial en algunas manifestaciones, donde demostraron un abuso de poder.


2014, año dedicado a Pokémon al Salón del Manga. La fiesta sigue entre ambos fans, y aunque no hubieron ostias, los fans de Digimón también quisieron su protagonismo al Salón del Manga, y se hicieron notar! Lo hicieron con una manifestación dentro de las instalaciones del Salón que acogió unas 40 personas que se pasearon por el Palacio 2 de la Fira de Barcelona con gritos, pancartas y muchos de ellos disfrazados, reclamando una mayor atención del público y del Salón a la serie de sus vidas. También para criticar a Pokémon, con gritos de "Al menos nosotros sabemos hablar"... La verdad es que no tengo ni puñetera idea de como se organizó todo, ya sabéis, a mi todas estas expresiones de frikismo “made in subnormales” me da vergüenza ajena, pero bien, al fin y al cabo forma parte del folklore del manga, y esta manifestación fue para mi toda una sorpresa. Eso si, con el buenrollismo por bandera, consiguieron dar la nota y acaparar la atención, por ejemplo, de este humilde blog. A continuación cuelgo unas fotografías a muy baja calidad de la manifestación:






Adjunto el vídeo que el usuario anónimo me ha comentado:



Homenaje a los 20 años del Salón del Manga (o eso dicen)



El Salón del Manga de Barcelona se ha desarrollado como es habitual: un abultado programa de actividades, invitados de prestigio, exposiciones, proyecciones de películas, videojuegos, récord de visitantes,... y todo bajo un espacio enorme como es el de la Fira de Barcelona, que incluso este año se ha superado a si mismo con un mayor espacio para el desarrollo del Salón.

Ya son muchos años los que hace que visito el Salón, unos como un visitante friki que ya amaba la animación japonesa desde bien pequeño, y otros como prensa, pero visite como visite el salón el espíritu con el que lo hago es siempre el mismo. Y es que aún guardo mis primeras colecciones de cromos de Dragon Ball datados de 1991, VHSs de animes muy antiguos, cómics de Doraemon en formato A4 como los que había de la serie blanca de Dragon Ball, etc. También hace muchos años de aquella primera visita al Salón del Manga que hice con mi madre en la antigua Estación de Francia -el lugar donde se hacía también el Salón del Cómic-, un lugar emblemático y que rápidamente se hizo pequeño al ver que el auge que cogía el manga en Catalunya año tras año, y claro, había que replantearse la ubicación. Los años pasaron y muchas cosas cambiaron, como por ejemplo la aparición de La Farga, pero eso ya forma parte del mis recuerdos y que tampoco a nadie quiero aburrir. Con todo esto, quiero llegar a lo que me causó más emoción del presente Salón del 2014: una exposición dedicada a los 20 años del Salón del Manga de Barcelona. Así es, el Salón cumple 2 décadas de existencia y Ficomic le ha dedicado un homenaje... lamentable! pero emocionante igualmente.

Carles Santamaria -director del Salón del Manga-, por dios! Como se te ocurre dedicarle a éste vigésimo aniversario solo una isla tan pequeña, sencilla y oculta en el lugar más recóndito del Salón? Yo entiendo que Pikachu y compañía tengan un peso especial, que los niños sea el target más importante de visitas, o también que Takeshi Obata acapare todos los focos, pero creo que no has hecho justicia a algo tan importante como son los 20 años que llevamos de Salón. Seguramente cada año somos menos los que repetimos visita al Salón, porqué al fin y al cabo la gente se va haciendo adulta y se va desenganchando de este mundo, pero no todos, puñeta! Te he de reconocer que me emocioné al ver algunas fotografías, carteles de ediciones pasadas, fotografías de invitados, y también fotos del antiguo Salón, tanto en la Estación de Francia como en la Farga de L'Hospitalet. No se, para todos aquellos visitantes que llevamos años fieles al Salón y que el paso de los años no nos ha hecho madurar sino de aceptar como normal un precioso hobbie como es el del manga y la cultura nipona, creo que merecíamos algo más.

De todos modos, para todos aquellos que no quisieron acudir al Salón del Manga, a continuación cuelgo algunas fotos de esta "exposición" dedicada al vigesimo cumpleaños:



(Joder, y pensar que yo estuve aquí... pero en la edición de 1996)





Iré haciendo varias entradas dedicadas al Salón, de las que hablaré de exposiciones, invitados, novedades, ruedas de prensa, conciertos, máscaras, e incluso manifestaciones!!!!