martes, 24 de noviembre de 2015

Alena - Daniel di Grado, 2015


-DIRECTOR: Daniel di Grado
-GUIÓN: Kerstin Gezelius, Alexander Onofri, Daniel di Grado (Novela: Kim W. Andersson)
-AÑO: 2015
-DURACIÓN: 83 min.
-PAÍS: Suecia
-MÚSICA: Karl Frid, Pär Frid
-FOTOGRAFIA: Simon Olsson
-REPARTO: Helena Af Sandeberg, Johan Ehn, Ulrika Ellemark, Malin Persson, Marie Senghore, Fanny Klefelt, Rebecka Nyman
-PRODUCTORA: Silvio Entertainment / Sveriges Television (SVT) / Svenska Filminstitutet (SFI)


NOTA: 7





Aquellas personas que por desgracia alguna vez han sufrido el acoso escolar, saben perfectamente que no es algo pasajero. El sufrimiento dura lo que decidan los acosadores, pero no solo eso, el sentimiento de culpabilidad por no haber sido capaz de plantar cara a la dificultad, a la humillación, incluso por haber llegado a aceptar esa dinámica tortuosa, es algo que se acarrea el resto de la vida. Cambiar de colegio puede ser una solución temporal, pero el bullying es algo que no entiende de localizaciones, existe en todos los institutos, y los motivos son siempre los mismos. El objetivo debe ser uno: sobrevivir a la escuela. Y esto mismo le ocurre a Alena, una chica adolescente que sufrió el acoso escolar debido a su orientación homosexual, llegando a vivir tal terrible experiencia que culminó con la muerte en extrañas circunstancias de su querida Josefin, otra chica adolescente. Tras la desagradable situación, Alena cambia de instituto, pasando de uno público a uno de privado e íntegro de chicas, pero allí el acoso volverá a ocurrir a través de una chica rubia: la fuerte y popular Filippa. La diferencia con el anterior instituto está en que su difunta y prometida Josefin ahora la sigue a todas partes como si de un ángel de la guarda se tratara para así defenderla de las situaciones peligrosas. Pero todo se vuelca cuando Alena conoce a Fabienne, una chica con la que se acaban enamorando mutuamente, propiciando así los celos de Josefin, a la vez que ésta inicia un baño de sangre. 


Desde Suecia llegó Alena en Sitges en lo que fue su premiere mundial. Se trata de una película dirigida por Daniel di Grado a partir de una novela gráfica de homónimo título (y que ya está editada por primera vez en España) que cuenta una historia de drama escolar mezclando el género de terror, y que tras su proyección logró conseguir uno de los aplausos más largos -y merecidos- que servidor recuerda en Sitges. De todos modos hay que matizar las cosas porqué no todo son siempre luces, ya que Alena no es nada novedosa en cuanto a argumento y además es muy previsible. En todo caso, pese a ser una propuesta bastante sencilla, al fin y al cabo es correcta, está bien escrita, mejor interpretada, y su resultado es redondo, y ante eso no hay discusión posible. 
 

Insistiendo en el guión, la verdad es que su historia basada en un personaje que sufre bullying y sobretodo en cómo afronta esta situación, pues hubo otra película en Sitges que trata el mismo tema, curiosamente con un argumento bastante parecido, como es Some Kind of Hate. Alena, a diferencia de este otro filme, no tiende tanto hacia el fantástico, el slasher, o incluso a un simple filme de venganzas, sino más bien hacia un territorio más psicológico, más hacia el análisis del origen del acoso escolar, los sufrimientos de quien lo sufre, de sus dificultades a la hora de vivirlo, de luchar por salir de la espiral de desesperación, y por lo tanto, tiende más hacia el análisis del perfil psicológico de un personaje adolescente llamado Alena que sufre dicha situación de acoso. Esta desesperación es infundida por la propia Fabienne, ya que la controla, manipula, y le hace creer que nunca podrá confiar en nadie excepto en ella, es decir, que Fabienne actúa como elemento represor, como de “super-yo”, tal como diría Sigmund Freud. La actriz que interpreta a Alena es una una actriz adolescente de escasa experiencia en el mundo del cine llamada Amalia Holm, pero consigue con solvencia ser capaz de cargarse todo el peso de la película a sus espaldas en su papel de chica desesperada, y la verdad es que su interpretación está de lujo.

(Alena)

Por lo tanto, quien se anime a ver Alena que olvide posibles situaciones extremas, venganzas sanguinarias, o cualquier elemento superficial de corte más visceral, aunque bien, no seré malo y reconoceré que sí hay muertes, hay sangre y situaciones chungas, pero insisto en que quien busque eso en la película saldrá decepcionado. Porqué Alena tiene buen pulso narrativo, tiene un guión simple pero redondo, al que quizás solo se le puede objetar que peca de una cierta previsibilidad, pero igualmente, al fin y al cabo convence, entretiene y encima da buenas muestras de buen hacer delante y detrás de la cámara por parte de su director Daniel di Grado. Para mí una agradable sorpresa, una manera de explicar el bullying utilizando el género de terror a base de metáforas, sin irse a lo salvaje y de género, algo que a estas alturas ya está muy masticado.


 (Novela gráfica)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada