Tag - Sion Sono, 2015


-TÍTULO ORIGINAL: Riaru onigokko
-AÑO: 2015
-DURACIÓN: 85 min.
-PAÍS: Japón
-DIRECTOR: Sion Sono
-GUIÓN: Yûsuke Yamada, Sion SonoMúsicaTomoatsu KikuchiFotografíaMaki Ito
-REPARTO: Reina Triendl, Mariko Shinoda, Erina Mano, Mika Akizuki, Urara Aryû, Mao Asô,Nanami Hidaka, Aki Hiraoka, Rin Honoka
-PRODUCTORA: Asmik Ace Entertainment / NBCUniversal Entertainment / Sedic Deux

NOTA: 7



Alligato Sion Sono! Sensei, o como demonios prefieras que te llame. Lo has vuelto a hacer, has conseguido otra maravilla de película, y esto es algo que no suelo catalogarlo a la ligera. Tag es genial, es dinamita pura made in Sion Sono, repleta de escenas de esas que cuestan de olvidar, igual como hizo en obras como Love Exposure, Sucide ClubWhat don't you play in Hell? y tantas otras como ha ido dirigiendo este ya veterano director, que a sus espaldas acarrea 25 años de carrera cinematográfica, y que hoy se encuentra en su momento más maduro llegando a presentar este 2015 hasta 5 películas! (3 de ellas presentes en este Sitges 2015).

“La vida es surrealista, no dejes que te atrape” dice una compañera de clase constantemente a la protagonista de Tag, Mitsuko, una adolescente que no para de vivir experiencias extrañas y desagradables. La película se inicia de la forma más contundente posible: un autocar repleto de colegialas se parte por la mitad misteriosamente, siendo Mitsuko la única superviviente al desastre (una escena que remite a la mítica escena del suicidio colectivo de Suicide Club). Dicha escena es de una brutalidad tremenda, de esas que el espectador no olvidará con facilidad. Mientras, Mitsuko intenta buscar ayuda corriendo hacia su instituto, y una vez llega allí se da cuenta de que todas sus compañeras están vivas, que van al instituto a hacer clase con naturalidad, como un día cualquiera. ¿...? ¿Acaso ha sido un sueño? Mitsuko no entenderá nada, pero poco a poco se dará cuenta que hay algo más allá que su comprensión no consigue entender. “La vida es surrealista, no dejes que te atrape”, insiste su amiga, una frase que sucede en Tag como la clave para resolver su enigma.


Que olviden todos los que crean que con Tag están ante una especie de Destino Final, porqué la cosa no va por allí. Sion Sono es complejo, y lo que plantea en Tag se relaciona con que nosotros, solo nosotros, somos dueños de nuestro destino. Ante eso la película se estructura en diferentes bloques compuestos por segmentos que muestran distintas situaciones extrañas, repletas de violencia, y en que la linealidad entre la realidad y el sueño se van emborronando en el placer para los más amantes de lo extremo, el gore más salvaje, las artes marciales, y la sensualidad, algo siempre presente en la película al igual que todas y cada una de las obras de Sion Sono. Todo ello con un hilo conductor: Mitsuko, sus amigas, y la frase anteriormente mencionada.


También destaca el hecho de que la película esté prácticamente toda poblada por mujeres, tanto adolescentes como adultas. No es nada gratuito, ya que la obsesión de Sono por ellas en toda su carrera profesional no ha sido menos en Tag, al mostrar esta vez constantes ironías sobre ellas a lo largo de toda la película y que vienen a reflejar los roles preestablecidos de las mujeres japonesas y lo que la sociedad espera de ellas. “La vida es surrealista, no dejes que te atrape” dice la amiga de Mitsuko, una frase que le sirve a Sion Sono para tratar de criticar al orden social japonés establecido, a lo tradicional, a lo que es considerado como correcto. Este posicionamiento crítico con la tradición sirve para dar músculo en Tag, dando protagonismo a Mitsuko para que aproveche una oportunidad “mágica” para subvertir dichas costumbres.

Para Sion Sono la lógica de sus películas son sus reglas, y entenderlas es personal. El juega a otra liga, una liga en la que él manda, muestra lo que le da la gana, se aleja de metáforas, simbolismos y elementos expresivos, y sí se dedica a plantear situaciones políticamente incorrectas, radicales, incluso infernales, en que todo es posible. Pero tranquilidad, Tag no es complicada de entender. Eso sí, el final permite muchas interpretaciones y por lo tanto cada uno de nosotros sacará la suya. En mi caso me quedo con la pesimista, y la verdad es que me pone nervioso la idea que así sea...


Comentarios