Victoria - Sebastian Schipper, 2015



-TÍTULO ORIGINAL: Victoria
-AÑO: 2015
-DURACIÓN: 140 min.
-PAÍS: Alemania
-DIRECTOR: Sebastian Schipper
-GUIÓN: Olivia Neergaard-Holm, Sebastian Schipper
-FOTOGRAFÍA: Sturla Brandth Grøvlen
-REPARTO: Laia Costa, Frederick Lau, Franz Rogowski, Max Mauff, Burak Yigit, Nadja Laura Mijthab
-PRODUCTORA: MonkeyBoy / Deutschfilm / Radical Media

NOTA: 7


Quizás pasó demasiado de puntillas por la taquilla española la película Victoria. Es raro, si más no, que lo hiciera con una actriz de protagonista que parece en estado de gracia tras las exitosas series televisivas Cites y sobretodo Polseres Vermelles, o el aclamado spot veraniego de Estrella Damm, como es Laia Costa. Victoria, una película alemana dirigida por Sebastián Schipper y que se pudo ver en el Festival de Sitges 2015, llamó la atención a los críticos de todo el mundo por el hecho de que fue rodada en un único plano secuencia de 140 min., todo un récord Guiness.

Entre el melodrama existencial de una joven madrileña recién instalada en Berlín llamada Victoria (Laia Costa) [manda cojones, ¿no podía ser de Barcelona?], y el thriller de acción propio del cine de robos y atracos, Victoria es un filme que pide la misma paciencia al espectador que lo haría una película de tipo found footage. La historia es muy simple: una joven que antes de entrar a trabajar conoce a un grupo de chicos con los que se acabará viendo implicada en un atraco a un banco. Todo esto en un solo plano secuencia.


No soy defensor de este tipo de formalismos que no son más que una mera exhibición de talento por parte del director, ya que, más allá de la medalla a la que éste aspira, en estas películas suele dejarse en un segundo plano lo más importante, como es elaborar una historia que respecte al espectador. Me explico: Victoria es una verdadera proeza en cuanto a aspectos técnicos y demuestra que Schipper es el puto amo dirigiendo, pero más allá de ésto hay una historia más bien gris, previsible y, en resumen, bastante floja, además de rabiosamente estirada. Todo tiene su justificación, ya que la naturalidad/espontaneidad que le proporciona el plano secuencia a la historia sirve para mostrar cómo en un día cualquiera, tú o yo, haciendo cosas rutinarias antes de ir a trabajar, la vida misma se nos puede complicar hasta límites insospechados, y para que ésto funcione es necesario el relleno (situaciones alargadas, también de poco interés, diálogos vacíos, etc.) para así dar realismo al guión. La idea de Schipper es ésta, y hay que reconocerle que lo hace bien, porqué todo queda bien creíble al conseguir borrarle al guión cualquier malabarismo y en general todo tipo de trampas, y lo mejor de todo es que pese a su lentitud en algunos tramos, el filme realmente entretiene y a ratos tiene momentos de tensión bastante logrados. Pero lo dicho antes, Victoria tiene un guión correcto pero sencillo.


Admirable también es, además del exitoso plano secuencia, como el guión se encarga de destrozar cualquier tipo de cliché a los personajes. Victoria no es la chica ejemplar que desconfía de los desconocidos en un país desconocido, sino más bien es ella quien se acerca medio borracha a un grupo de jóvenes que pretendían robar un coche, y además no tiene manías a dejarse llevar por la idea de poder vivir una experiencia frenética (y peligrosa) junto a ellos. Tampoco los malos parecen tan malos, y en general, Victoria ofrece un interesante casting en que no hay personajes blancos y negros, sino más bien hay grises, todos ellos esperanzados en conseguir superar su personal cruzada y así encontrar su lugar en el mundo.


Victoria será recordada solamente por haber sido rodada en un plano secuencia de más de dos horas, así de claro. Porqué se trata de una historia sencilla y que no invita a hacerle un segundo visionado por su falta de matices, y es que es sencilla a rabiar; pero joder, Schipper dirige muy bien, y con 140 minutos consigue no hacerse pesado y llegar a entretener al espectador. Además, vale la pena ver como Laia Costa se consolida como actriz en el cine con un personaje que le ha servido para ganar numerosos premios.


Comentarios