martes, 14 de febrero de 2017

I Am a Hero - Shinsuke Sato, 2015


DIRECTOR: Shinsuke Sato
GUIÓN: Kengo Hanazawa, Akiko Nogi
AÑO: 2015
DURACIÓN: 125 min.
PAÍS: Japón
REPARTO: Yô Ôizumi, Masami Nagasawa, Kasumi Arimura, Miho Suzuki
PRODUCTORA: Toho Pictures




NOTA: 7 










De los títulos de cine de terror que me perdí en 2016, uno fue I Am a Hero. De nacionalidad japonesa, se trata de la adaptación a la gran pantalla en formato Live Action del manga de zombis ideado por Kengo Hanazawa de homónimo título, que arrasa en todo el mundo, y que personalmente desconozco, pero que su adaptación a la gran pantalla me ha convencido bastante. Desde aquí, y en adelante, me amotino a defender el que es, sin lugar a dudas, uno de los mejores títulos zombi de los últimos años, y que además le valió el premio del público y de mejores FX al pasado Festival de Sitges 2015.

Partiendo de la base que el género zombi vive en la actualidad el agotamiento más profundo en cuanto a fórmula debido a que no ha sabido encontrar la manera de reinventarse y ofrecer ideas frescas y renovadoras más allá de los “infectados”, hay que destacar que oriente ha conseguido recuperar recientemente a los muertos vivientes de un modo digno, a través de la coreana Train to Busan y la presente I Am a Hero. Pienso que la fuerza en ambas obras no reside tanto en la forma sino en el “como”, en la manera de explicar unas historias que destellan frescura en cuanto a localización y cultura más allá del buen hacer, al tratar temas que en occidente podemos empatizar pero que desde luego no sufrimos, como es la destrucción de la unidad familiar por causa de exceso laboral y la fe desmesurada en los sueños profesionales. I Am a Hero parte bastante de todo esto, de como un hombre de mediana edad que vive con su pareja y que se dedica a dibujar manga para una editorial de poca monta busca el éxito insistiendo en su sueño de ver serializada su obra, y consecuentemente arreglar sus problemas de pareja. El hecho de que no consiga el éxito es debido a que la historia que cuenta en su obra tiene como protagonista a alguien “demasiado normal” que pretende ser un héroe, es decir, que no deja de ser una representación del alter ego del propio Hideo Suzuki, el protagonista de la película. Pero, lo que Hideo (Yô Ôizumi) no sabe es que realmente acabará siendo él, con su escopeta de caza, quien deberá salvar el mundo ante los zombis para así convertirse en un héroe.


Detrás de esta metáfora de superación personal, hay una producción con bastante nivel. Producida por Toho Pictures, y dirigida por uno de los grandes del cine palomitero japonés actual, como es Shinsuke Sato (Gantz 1 y 2), la verdad es que se pueden ver destellos de buen hacer. En general, I Am a Hero es una película que va de más a menos, de la metáfora a lo convencional, siempre abrazando todos y cada uno de los estereotipos del cine zombi pero los dota de una resolución que, pese a no olvidar la agresividad propia del subgénero, su humor oriental los relativiza y hace relucir la imaginación, llegando a sorprender positiva y divertidamente en numerosas escenas. Para mí, la clave se encuentra en su protagonista, Hideo, que es alguien con el que se hace imposible no empatizar, porqué él sueña con salvar el mundo pero ni si quiera sabe como utilizar su propia arma; y es -insisto-, para mí, ésta humanidad de su protagonista el mayor acierto de la película.


Más allá de lo comentado, seguramente relucirá en I Am a Hero su final salvaje y con grandes dosis de sangre, que hará las delicias de cualquier amante de estas películas. Pero, sinceramente, yo prefiero quedarme con su arranque, con la escena de la novia de Hideo, o también con la escena de las oficinas, que son ambas para sacarse el sombrero, tanto por la lección de cine que ofrece al espectador Shinsuke Sato como por el clímax enfermizo del conjunto. Es un inicio bien rodado, visualmente muy potente, y sobretodo muy engrescador de cara a afrontar el resto de la película.

Lo que viene después son poco más de 2h de metraje que se hacen algo largas, sobretodo por su escena final, particularmente maratoniana y agotadora, que más que subir la adrenalina al espectador la acaba diluyendo, al no dejarle digerir lo que ve. Todo se convierte en más convencional, en el survival estricto, y que tampoco es algo que esté mal, ojo, pero aunque se diga que I Am a Hero es bastante fiel al manga a mi gusto hubiera preferido un desarrollo más acorde con su arranque. De todos modos, las escenas de acción están muy bien rodadas, y sobretodo me quedo con el hecho de que el director Sato controla los mecanismos del cine de terror a la perfección y planifica unas escenas que tienen muy en cuenta los fuera de campo, consiguiendo desarrollar situaciones terroríficas de ataques zombi que dan la sensación de amplitud escenográfica, a través de muchos extras, que aparecen de aquí, de allí, de todas partes, interviniendo desde cualquier lugar para así coger desprevenido al espectador. Esto mola, y a veces incluso acojona.


En general I Am a Hero es una película con un presupuesto generoso que se nota sobretodo en los complejos maquillajes de los zombis, los abundantes extras, y en cambio descuida extrañamente la escenografía, que es poco atractiva. Tampoco amaga una falta de cariño en su acabado final, que borraría de mi cabeza la sensación de que se trata de una producción de factura rápida para público mayoritario, al haber olvidado elementos tan amables para el espectador más exigente como son la música, guiños a otras películas, créditos originales, y sobretodo trabajar un poco más ese sueño del protagonista. Supongo que el convencionalismo en el que acaba cayendo la película basado en la lucha por la supervivencia de un grupo de personas ante los muertos vivientes, es algo que ya vemos a cada título zombi que se produce en cadena, y ésto a mí ya me aburre un poco. Es por esto que me quedo sobretodo con esa magia inicial basada en el sueño por la superación y la heroicidad de su protagonista, que hacía de I Am a Hero una propuesta mágica, casi juvenil, pero que tristemente se diluye poco a poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada