martes, 14 de marzo de 2017

"Death Ward 13" tendrá al mítico guitarrista Doyle como villano



Es conocido por todos la vinculación que la banda musical Misfits ha tenido desde siempre con el cine de terror. Numerosas canciones de su repertorio hablan sobre películas clásicas del género, así como su propio logotipo de la calavera, que hace referencia al villano de la serie The Crimson Ghost de los años 40. Esta vinculación ha servido a la banda para participar también, esporádicamente, en algunas películas del género como Bruiser, e incluso que el mítico director George A. Romero les dirigiera su propio videoclip, con el tema Scream!. Pero, más allá de ésto, hay novedades al respecto.

Wolfang Doyle Von Frankenstein, conocido popularmente como Doyle, guitarrista de los mejores tiempos de la banda de horror punk Misfits y actualmente tocando en su propia banda musical, ha firmado un contrato para participar como villano en una película de terror, además de componer la música de la banda sonora. La película en cuestión es Death Ward 13, y parece ser que se inspira en un título de terror de 1973 titulado No miréis en el sótano (Don't Look in the Basement) además de una historia corta de Edgar Allan Poe titulada “The System of Doctor Tarr and Professor Fether” (1845). Actualmente la película se encuentra en fase de pre-producción por parte de la productora The Readmond Company, aunque de momento ya cuenta con un teaser poster y además se prevé estar finalizada este mismo año 2017. También está confirmado que el director de la película será Todd Nunes, un joven realizador americano que anteriormente hizo sus pinitos en el género con obras de poco relieve como All Through the House (2015).

Así que, fans de Doyle, preparaos para ver el físico imponente del guitarrista, junto a su Devilook, persiguiendo a sus víctimas. Recientemente Doyle dijo al respecto lo siguiente “Estoy deseando empezar mi carrera en el cine con un papel protagonista en Death Ward 13. Es hora de liberar a la bestia a la gran pantalla. Que empiece la muerte”. Por parte del director Todd Nunes, también dijo lo siguiente “Doyle encarnará a un asesino despiadado llamado The Duke -un psicópata y el personaje más retorcido de la película-. Soy un gran fan de Doyle y su música, y siempre pensé que él podría interpretar a un malvado villano de película de terror. Con su aspecto amenazante y su constitución masiva, este hombre asustará a la gentuza de todo el mundo. Preparaos para un paseo horrible!




FUENTE: The Sickest

lunes, 13 de marzo de 2017

Barcelona 92 - Ferran Ureña, 2015


DIRECTOR: Ferran Ureña
GUIÓN: Ferran Ureña
AÑO: 2015
PAÍS: Catalunya
MÚSICA: Varios
FOTOGRAFÍA: Maggie Genovese
REPARTO: José Luis Estudillo, Rafa Delacroix, Brian Gallardo, Jaume Najarro, Pep Gómez,Sonia Homar, Eric Zarauza, Clara Trevejo, Rocío Arbona, Mar Soler, Xavier Serrat,Claudia Martínez
PRODUCTORA: Vox Produccions


NOTA: 5









4 años de expectación al público son los que ha desatado un joven realizador barcelonés llamado Ferran Ureña con su ópera prima, titulada Barcelona 92. Esta es una película de ínfimo presupuesto que pretende dar vida a la situación de los barrios más marginales de la Barcelona post olímpica, que vivían completamente descuidados desde las instituciones y que vieron crecer en ellos a una juventud cada vez más atraída por la violencia.

Con presupuesto 0, y rodada en 4 largos años, Barcelona 92 es una película que navega entre el cinema verité, el documental, y el cine kinki, para elaborar una historia costumbrista sobre la vida de aquellos jóvenes violentos de principios de los años 90 que vivieron junto a sus hinchadas del Barça y del Español. Es, Barcelona 92, una película que no cuenta nada especialmente relevante, pero que en su discurso, explicado a través de 4 capítulos, se narran distintas situaciones protagonizadas por unos jóvenes con la intención de ofrecerle al espectador una serie de detalles propios de aquella etapa, casi a modo documental, detalles como la introducción de la pluralidad política en la grada azulgrana de Boixos Nois y sus consecuencias, la pasión por una escena musical en auge, las traiciones entre grupos ultras, las frecuentes peleas a determinados barrios, la estética propia de la época, o la conciencia de unos sujetos que viven un modelo de vida que nunca desearían para sus hijos, entre muchos otros detalles. Todo ello decorado con una estética escenográfica logradísima, cargada de artículos de prensa de la época, vestuario, banderas, e incluso escenografía de hace 25 años, que para tratarse de una película de presupuesto 0 demuestra haber tenido un brutal ejercicio neófito desde producción. El resultado en su conjunto demuestra que es una película con acabado profesional y con detalles plausibles, pero muy a mi pesar creo que Barcelona 92 no acaba de funcionar lo deseado, y el retrato costumbrista acaba rozando lo banal.


La idea y el trabajo de producción de la película insisto que me parece muy bueno, pero no lo es su ejecución. Ureña demuestra que se ha empapado de cinefilia y que sabe en todo momento lo que hace detrás de la cámara, dotando a las imágenes de un estilo documental a través de planos duraderos y estáticos que narran situaciones casuales que son más o menos inconexas entre ellas, pero que acaban siendo ordenadas a través de un montaje paralelo que teóricamente unifica el conjunto, motivo por el cual, inicialmente, da la sensación al espectador de un cierto “caos” narrativo. Estos fragmentos tienen como objetivo ofrecer al espectador un ejercicio de abstracción de detalles -digámosle “históricos”- propios del falso documental. De todos modos, Barcelona 92 no olvida su parte dramática y de ficción y aporta detalles que se agradecen y que algunos más cinéfilos detectarán, como es ese inicio y final con el programa de radio de “Radio Escaqueo”, propio de la película The Warriors (o de La Niebla de John Carpenter, es lo mismo), que mola y además aporta un toque intimista y underground a la propuesta -y sin olvidar también la escena de la paliza a un gitano propio de La naranja mecánica-. Simplemente, Ferran Ureña demuestra que con 4 duros se puede conseguir dar vida a una idea y tener un resultado completamente profesional. De este modo cinematográficamente profesional y atractivo, Barcelona 92 posee una historia explicada en callejones, por sus muchos implicados protagonistas, pero siempre sin pedantería ni discurso moral, con gente que tiene una cerveza a la mano y hace vida en la calle y que supuestamente vivió de frente la realidad que le envolvía, y ante esto, creo que la idea es cojonuda. Pero, de nada sirve cuando el conjunto de la narración no consigue sostener un ritmo que mantenga atento al espectador, una señal que algo falla, y en concreto pienso que hay 3 puntos clave que explican el desastre: Por un lado, a mi parecer, la película acumula un reparto de personajes excesivo que impide implicarnos en ninguno, y esto sin contar que algunos personajes aparecen y desaparecen de la historia sin apenas justificación. También hay a la película demasiadas escenas sin interés, con conversaciones entre personajes que no aportan esos detalles supuestamente documentales que deberían dar músculo al discurso de la película, además de otras que solo sirven para despistar al espectador de la trama principal. Y finalmente hay algunos personajes (como los de Brigadas Blanquiazules) quizás demasiado estereotipados, además de muchos otros carentes de cualquier carisma. Todo ello acaba haciendo daño a Barcelona 92, hace desconectar al público, y éste solo conecta con puntuales escenas de humor y con la pornografía, que no son más que esas escenas de peleas o macarrismo (o ese personaje al más puro estilo John Cobra de Brigadas), que precisamente deberían ser lo más secundario de la película.


Me duele decirlo, pero Barcelona 92 es una película fallida. Con sus luces, pero también sombras. Creo que lo más apropiado que podría hacer el director es intentar hacer un nuevo montaje e intentar dar un poco más de coherencia al hilo conductor de la trama principal, que trata sobre un apuñalamiento entre hinchadas y sus posteriores consecuencias, y así recortar distintas escenas poco sustanciosas para el conjunto del relato documental. Escenas como las de la rata no aportan absolutamente nada, más allá de la presencia femenina de Marina, una de las dos skingirls de la película (la xoni de Brigadas no cuenta). Además, con tal de reforzar ese trasfondo documental que posee (o quiere poseer) Barcelona 92, estaría bien aportar más imágenes de archivo que conecten con el relato de la película, tal y como ocurre al inicio y que tanto se agradece para situar al espectador. De este modo el público quizás conectaría más con la película, simplemente porqué ayudaría a su ejercicio por detectar esos detalles documentalisticos que posee el guión, y sería todo más cómodo, dinámico, enriquecedor y visualmente atractivo. Y no quisiera olvidarme también de la música, que pide un replanteamiento en la Banda Sonora, más que nada porqué escasea su presencia y cuando aparece da la sensación de algo forzada... algo falla.



En todo caso, Barcelona 92 tiene buenas intenciones y merece ser vista, ni que sea por aquellos seguidores de la escena ultra y skinhead catalana. Una película que habla sobre esa Barcelona underground, la que vivió descuidada en los barrios más empobrecidos dando aire a las tribus urbanas y a la violencia, y que se escenificó a través del fútbol. Es, Barceona 92, también, un ejercicio de recolecta impresionante de material de la época, al exponer todo tipo de vestuario de de hace 25 años, escenografía, pósters, banderas, recortes de prensa, etc., que demuestran una previa, profunda y correcta documentación (o no..., molaría abrir debate) de sus responsables. Y qué decir del maravilloso póster de la película... Es todo, al fin y al cabo, un discurso sobre las historias de ayer, hoy explicadas.



domingo, 12 de marzo de 2017

Shintaro Kago realiza retratos por encargo



Uno de los talentos en potencia que el manga más radical y underground del Japón actual, es sin duda Shintaro Kago. Nacido en 1969 puede presumir de ser hoy el digno sucesor mangakas de gran talento y trayectoria como son Suehiro Maruo o Usumaru Furuya, a través de obras tan impactantes por sus excesos desagradables e imaginación desbocada como son sus Cuadernos de Masacres o su extraordinaria Reproducción por Mitosis. Ya de paso, solo avisar que la editorial ECC Ediciones acaba de editar un nuevo manga del autor, llamado Fetus Collection.

Pero, en este post no me centraré en desgranar cada uno de los valores interesantes de la obra de Kago, sino que solo quiero informar de un negocio que ha reactivado el autor a través de su página web. Se trata de un negocio que años atrás ya inició junto a otros autores del mismo género, como el mencionado Usumaru Furuya y también Kana Ohtsuki, en que realizaban retratos distorsionados a personas con su sello macabro inconfundible. Ese negocio lo hicieron a través de una revista japonesa llamada Pocopoco, de Ohta Publishing, ofreciendo retratos personalizados a los clientes con un grandísimo detalle y trabajo artístico, por lo que el precio de cada dibujo se disparaba y llegaba a ascender a más de 2000€. Pero esto pertenece al pasado (sobre el 2014). En esta ocasión (2017) Shintaro Kago ofrece ahora al cliente interesado un tipo de retrato por encargo con menos trabajo artístico y por lo tanto mucho más accesible a nuestros bolsillos, pero siempre fiel a su estilo. La idea es que el cliente entregue a Sensei Kago una fotografía suya y luego escoja una de las 40 distorsiones que el autor ofrece a través de sus web. De este modo, Shintaro Kago realizará un dibujo retratando al cliente con la cabeza cortada, los sesos volando, o sin ojos, es decir, con cualquiera de las 40 salvajadas que ofrece el autor. En la web se pueden ver dos ejemplos de gente retratada bajo la mirada del Shintaro Kago, y hay que reconocer que el resultado es espectacular, no tiene nada que envidiar a una viñeta de cualquiera de sus mangas y además consigue mantener la semejanza con la fotografía original.


¿Cuanto vale un retrato? Pues menos de lo que podemos imaginar, si es que tenemos en cuenta el gran valor que tiene un trabajo como éste. El coste del dibujo son 55 dólares, y los gastos de envío varían entre los 9 y 22 dólares, dependiendo de si el cliente reside en Europa, Asia o América. En total, a un residente a Barcelona, con el método de envío más barato (“Shipping cost of Airmail”, que apenas tardaría en llegarle en 7-10 días), saldría a unos 58€. Por cierto, el método de pago es vía PayPal, y el autor puede tardar hasta 2 semanas en hacer el dibujo (según me informó vía email).


Creo que vale mucho la pena. Ésta es una oportunidad única para conseguir un retrato personal único, del autor de manga más único de la actualidad.



viernes, 3 de marzo de 2017

Bryan y Mary Talbot vuelven al Salón del Cómic para presentar sus novedades


(Foto de El Periódico)

El matrimonio formado por Bryan y Mary Talbot ha confirmado su participación en el 35 Salón Internacional del Cómic de Barcelona, tras ya hacerlo en 2015 para presentar su obra Sufragista. Bryan Talbot (Wigan, Lancashire, Reino Unido, 1952), considerado el padre de la novela gráfica británica, es un célebre dibujante de cómic y escritor británico galardonado en numerosas ocasiones. Por su parte Mary M. Talbot (Wigan, Inglaterra, 1954) es una académica de prestigio internacional que ha ocupado cargos académicos en educación superior durante más de veinticinco años en Inglaterra, Gales y Dinamarca, y además de guionista de cómic, también ha escrito poesía y relatos cortos.

Ambos trabajan juntos, y de sus 4 manos han aparecido obras con un denominador común identificable más allá de lo estético, como es el respeto por la historia inglesa y por el feminismo, muy palpable en sagas como la de Grandville o la reciente La virgen roja. Los dos vendrán a Barcelona para presentar novedades: por un lado presentarán un volumen integral de Las aventuras de Luther Arkwright (Atisbrerri Ediciones) y también la reciente: La virgen roja (Ediciones La Cúpula), biografía de la heroína francesa Louise Michel. Éste último es un cómic que, tal como viene siendo común en el corpus de su obra, vuelve a introducirse en la novela gráfica de rigor histórico, centrándose en una mujer extraordinaria que luchó en las barricadas, lideró un batallón femenino y llegó a vivir deportada en una colonia penal de Nueva Caledonia en la Francia del siglo XIX, siempre fiel al signo de la bandera negra y perseverante en sus ideales feministas.

Bryan y Mary Talbot vendrán al Salón invitados gracias a la colaboración de Astiberri Ediciones y Ediciones La Cúpula.




AUTORES: 

Bryan Talbot publicó su primer cómic en 1972 y trabajó en el cómic underground durante cinco años. En 1978 comenzó su saga Las aventuras de Luther Arkwright, cuya edición en tres volúmenes le valdría 8 nominaciones a los premios Eagle, de las que obtuvo cuatro premios. En 1982 empezó a colaborar en la revista 2000AD, para la que realizó la serie Nemesis the Warlock con el guionista Pat Mills, por la que ganó cuatro premios Eagle. También trabajó en Juez Dredd. Ha participado en series para DC Comics como Hellblazer, Sandman y The Nazz. Su novela gráfica Historia de una rata mala (Astiberri), originalmente publicada en 1994, obtuvo numerosos premios, entre ellos un Eisner, y en 1998 apareció en la lista de lecturas recomendadas de The New York Times. En 1999 se embarcó en El corazón del Imperio (Astiberri, 2003), continuación de Las aventuras de Luther Arkwright, que le valdría el premio Haxtur en 2003 y fue nominada a mejor obra extranjera en el Salón del Cómic de Barcelona de 2004. Esta saga ha sido recientemente publicada en formato integral. Su novela gráfica Alicia en Sunderland (2007), le valió nuevamente varias nominaciones a los premios Quill, Eagle, Harvey y Eisner. En 2009 empezó la serie Grandville, planteada en 5 tomos, de los que lleva realizados 4, todos ellos en Astiberri: Grandville (2013), Grandville Mon Amour (2013), Grandville Bête Noire (2015) y Grandville Noël (2015). En 2012 publica La niña de sus ojos (Ediciones La Cúpula), una novela gráfica, en parte libro de memorias y en parte biografía de la hija del escritor modernista James Joyce.


Mary M. Talbot por su parte, ha publicado varios libros sobre lenguaje, género y poder, sobre todo en relación con los medios de comunicación y la cultura de consumo. Su trabajo académico más reciente incluye una segunda edición de Language and Gender, un libro que continúa siendo popular entre los profesores universitarios y estudiantes de todo el mundo y Media Discourse: Representation and Interaction. La niña de sus ojos (2012), ilustrada por su esposo Bryan Talbot, fue su primera novela gráfica. Publicada por Ediciones La Cúpula, obtuvo el prestigioso Costa Book Award de ese año a la mejor biografía, siendo esta la primera vez que una novela gráfica consigue este premio. Su segunda novela gráfica Sally Heathcote. Sufragista (Ediciones La Cúpula), ilustrada en esta ocasión por Kate Charlesworth y Bryan Talbot, sigue la suerte de una empleada doméstica que se ve inmersa en el activismo feminista de la Inglaterra eduardiana, fue galardonada con el Premio a la mejor novela gráfica publicada en España en 2015 por el Gremio de libreros de Madrid.